Trombosis y vacunas: ¿Existe alguna relación?

Trombosis y vacunas: ¿Existe alguna relación?

La vacuna de Astrazéneca contra el Covid-19 ha sido asociada a ciertos casos de trombosis venosas profundas.

La trombosis consiste en la formación de coágulos en el sistema circulatorio que, cuando se mueven, bloquean el flujo sanguíneo y originan ictus o infartos cerebrales o de miocardio. La formación de coágulos es un proceso natural que impide que nos desangremos cuando el sistema circulatorio se ve dañado. El problema surge cuando la coagulación se produce sin que haya daño en los tejidos.

La vacuna de Astrazéneca contra el Covid-19 ha sido asociada a ciertos casos (222 por el momento) de trombosis venosas profundas. Estas trombosis se producen por anomalías que afectan al flujo sanguíneo en venas centrales del sistema circulatorio. Se pueden deber al sedentarismo o la obesidad, a pasar demasiado tiempo en un avión (síndrome de la clase turista), reposo en cama, factores genéticos, fracturas, embarazos o haber dado a luz, tomar anticonceptivos, etc… Es decir, múltiples actividades cotidianas.

¿Puede la activación del sistema inmunitario originar trombosis?

Sí, es posible. La producción de coágulos con bajada de número de plaquetas (Trombocitopenia) es un fenómeno raro pero que se puede dar de forma natural. De hecho, en enfermos de COVID-19 es el tipo de trombosis más habitual. Es decir, la infección vírica ya, de por sí, produce fenónemos de trombosis con reducción de plaquetas.

Dentro de esta categoría encontramos la inmunotrombocitopenia con descenso de plaquetas, una respuesta autoinmune. Es decir, la causa de los trombos y la bajada de plaquetas es el propio sistema inmunológico que, por alguna razón, genera anticuerpos que activan las plaquetas originando trombos.

Las alarmas han provocado que muchas personas tengan miedo a vacunarse. Eso pone en peligro a estas personas y a quienes se relacionan con ellas, no solo por contraer COVID sino por las secuelas que puedan producir.

La trombosis consiste en la formación de coágulos en el sistema circulatorio

Se han realizado estudios de riesgo con la vacuna de Astrazéneca y todos ellos han indicado el alto beneficio de la vacunación especialmente en situaciones de alto riesgo de contagio. Es decir, la posibilidad de enfermar y morir por el contagio con el SARS-CoV-2 es entre 1000 y 10000 veces mayor que la de sufrir una trombosis, que puede ser solucionada clínicamente, por la vacuna,

Pese a eso, el alarmismo se ha extendido. Es más, pacientes con inmunotrombocitopenia ya diagnosticada antes de la pandemia han sufrido carencias en la asistencia sanitaria adecuada durante ésta, que han puesto en peligro su vida aún sin contagiarse ni vacunarse.

Fuente: The Conversation

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias