Según la Organización Panamericana de la Salud, Latinoamérica debe producir sus propias vacunas

Según la Organización Panamericana de la Salud, Latinoamérica debe producir sus propias vacunas

La mayoría de las 400 millones de dosis aplicadas en todas las Américas corresponde a Estados Unidos.

Latinoamérica debe expandir sus capacidades de producción de vacunas y apostar a tecnologías prometedoras, como la de ARN mensajero de las inyecciones anticovid de Pfizer y Moderna, dijo el miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

"Ampliar la capacidad de América Latina y el Caribe para fabricar suministros médicos estratégicos, especialmente vacunas, es una necesidad tanto para nuestra población como por una cuestión de seguridad sanitaria", dijo en rueda de prensa la directora de la OPS, Carissa Etienne.

La titular de la oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó la "fuerte reducción" de las infecciones, hospitalizaciones y muertes por covid-19 en Estados Unidos, que atribuyó al alto porcentaje de la población vacunada, y urgió a ampliar la distribución de vacunas en todo el continente.

La mayoría de las 400 millones de dosis aplicadas en todas las Américas corresponde a Estados Unidos, mientras solo el 3% de los latinoamericanos está completamente inmunizado contra el covid-19.

"Las flagrantes brechas en el acceso a las vacunas contra el covid-19 en América Latina y el Caribe son un síntoma de la dependencia excesiva de nuestra región de las importaciones de suministros médicos", dijo.

Menos del 4% de los productos médicos usados para responder a la pandemia provienen de los países latinoamericanos, lo cual explica la escasez de equipos de protección personal, oxígeno, medicamentos y vacunas en la región. "Necesitamos urgentemente más vacunas para América Latina y el Caribe", señaló Etienne.

Según la OPS, Latinoamérica debe producir sus propias vacunas

La "promesa" del ARNm 

La directora de la OPS fue optimista sobre las "capacidades esenciales" regionales para ampliar la producción, y señaló que Argentina, Brasil, Cuba y México ya tienen plantas de fabricación de vacunas, algunas de las cuales se están actualizando para producir la vacuna anticovid de AstraZeneca. Pero instó a ir "mucho más allá".

Latinoamérica no sólo debe aumentar la producción en toda la cadena de valor de las vacunas, sino también apostar por la "promesa" de tecnologías como la de ARNm, "más novedosas y caras" pero con posibilidades de aplicación más allá del covid-19, dijo.

Etienne señaló que la OPS ya trabaja con la OMS para la transferencia de tecnología de la vacuna de ARNm, y está en conversaciones el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización de los Estados Americanos (OEA) para garantizar recursos y apoyo a los países que desean expandir su capacidad de fabricación. 

Chile, Argentina y Perú ya han mostrado interés, precisó. ¿Qué se necesita para que esto funcione? Según Etienne, cooperación regional para asegurar una escala que haga sostenible la producción, compromiso de compras regionales y garantía de que los productos circulen sin restricciones de exportación, incluso durante emergencias.

"La OPS se compromete a coordinar con sus países miembros y socios para promover una visión de mayor autosuficiencia en la fabricación de vacunas y productos médicos en las Américas", aseguró.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias