¿Qué pasa en nuestro cuerpo mientras dormimos?

¿Qué pasa en nuestro cuerpo mientras dormimos?

Gracias a toda esta actividad que se produce en el cerebro a lo largo de la noche, el cuerpo es capaz de organizar la información y los recuerdos que se han generado a lo largo del día.

Durante la noche, el cerebro trabaja intensamente para reparar los daños causados a lo largo del día. Sin embargo, esta actividad no es constante, sino que cambia a lo largo de las horas de descanso según las distintas etapas del sueño.

Para conseguir un buen descanso, se debe repetir a lo largo de la noche el ciclo completo de sueño entre tres y siete veces; además, cada una de las fases del ciclo se asocia en mayor medida con un descanso específico, ya sea físico, mental, emocional o de fijación de aprendizajes, por lo que, si el ciclo se rompe y no se pasa por las distintas fases, el cuerpo no podrá "repararse" y al despertar se notará cansancio, tal y como informan los expertos de la Cátedra del Sueño de la Universidad de Granada-LOMONACO.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo mientras dormimos?

En concreto, un ciclo de sueño está compuesto por cinco fases distintas. Las fases 1 y 2 inician el ciclo de sueño y se pierde la consciencia y control del cuerpo. La actividad cerebral en estos momentos se reduce, los ojos se mueven lentamente y el estado de alarma disminuye. Ya en las fases 3 y 4 se entra en un sueño profundo y la actividad cerebral es muy lenta.

Por último, en la fase 5, los ojos se mueven rápidamente y en todas direcciones, por lo que se la conoce como la que es conocida como fase REM, por sus siglas en inglés, que se corresponden a 'Movimientos Oculares Rápidos'. "En esta fase, el cerebro se encuentra en su máxima actividad, incluso mayor que cuando estamos despiertos", detallan.

¿Qué pasa en nuestro cuerpo mientras dormimos?

Gracias a toda esta actividad que se produce en el cerebro a lo largo de la noche, el cuerpo es capaz de organizar la información y los recuerdos que se han generado a lo largo del día. La información recibida se almacena en las neuronas del hipocampo. Al llegar la noche, las conexiones neuronales que recogen información importante se fortalecen y las creadas a partir de datos irrelevantes se debilitan hasta perderse.

De esta forma, la información que se considera útil pasa a formar parte de la memoria mientras se duerme. Además, según una hipótesis, "para perder esa información diaria es necesario que las redes neuronales que han almacenado la información se hiperestimulen para poder olvidarlo, y sería esto lo que provocaría los sueños", explica el experto de la Cátedra del Sueño de la Universidad de Granada-LOMONACO, el doctor Alejandro Guillén-Riquelme.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias