Posibles causas del glaucoma de ángulo abierto

Posibles causas del glaucoma de ángulo abierto

Al glaucoma de ángulo abierto también se le llama glaucoma primario o crónico. Cursa de forma lenta y por toda la vida, y durante mucho tiempo avanza sin presentar síntomas.

El glaucoma de ángulo abierto es una enfermedad de los ojos que puede conducir a la ceguera, ya que provoca un daño en el nervio óptico que genera pérdida del campo visual. En muchas ocasiones se asocia con el aumento de la presión ocular, pero también puede cursar con una presión normal.

Existe glaucoma de ángulo abierto y de ángulo cerrado, pero el más común es el primero. Se estima que corresponde al 90 % de los casos totales.

Posibles causas

En la mayoría de los casos, tiene lugar cuando se obstruyen los canales de drenaje del ojo. Esto lleva a que aumente la presión intraocular y se provoquen daños en el nervio óptico. El sistema de drenaje del ojo forma un ángulo que va desde el iris hasta la córnea. Desde allí se conecta al exterior por unos conductos. En las personas con este tipo de glaucoma el ángulo está abierto, pero no hay un drenaje correcto.

Las razones para que el drenaje sea deficiente tienen que ver con que los conductos están obstruidos o son demasiado estrechos. Como el líquido no drena hacia el exterior aumenta la presión ocular y esto daña el nervio óptico. Se disminuye, por lo tanto, la capacidad para ver.

Algunas personas tienen un nervio óptico más susceptible a la presión ocular. Los africanos poseen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. También los mayores de 60 años, en especial de origen latino, y quienes tienen antecedentes familiares o sufren de diabetes.

La diabetes es una patología que favorece el glaucoma y se constituye como factor de riesgo.

Principales síntomas

El glaucoma de ángulo abierto se desarrolla de forma muy lenta y silenciosa. En la mayoría de los casos, las personas se dan cuenta de que algo anda mal cuando hay pérdida de visión. Para ese entonces, el nervio óptico ya está bastante dañado.

La pérdida inicial se presenta en la visión periférica o lateral. Sin embargo, la nitidez y la agudeza visual se conservan hasta que la enfermedad ya está muy avanzada. Lo más común es que solo se detecte en un examen rutinario.

Lo ideal es que el glaucoma de ángulo abierto sea detectado de forma temprana, antes de que haya avanzado el daño en el nervio óptico. Esto se consigue con exámenes oftalmológicos regulares. Quienes forman parte de los grupos de riesgo deben hacerse chequeos periódicos.

Lo más recomendable es incrementar la frecuencia de acuerdo con la edad, de la siguiente manera:

Para determinar si hay glaucoma de ángulo abierto se pueden llevar a cabo varios exámenes. Los más usuales son:

A veces se realizan todos estos exámenes y otras veces solo algunos de ellos, debido a que no siempre es fácil de diagnosticar.

¿Qué opciones de tratamientos existen?

El tratamiento a elegir depende del estado del nervio óptico y de las condiciones de salud de cada paciente. El médico indicará los beneficios de cada alternativa y recomendará la más adecuada, según las particularidades.

En muchos casos, los pacientes con cirugía convencional o láser pueden requerir del uso de medicamentos después de la operación. Los efectos positivos de la intervención también pueden desaparecer después de algún tiempo.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias