Escribir en papel activa más el cerebro y la memoria

Escribir en papel activa más el cerebro y la memoria

Escribir en un papel físico en vez de en tabletas o en móviles genera una mayor actividad cerebral en las áreas relacionadas con el lenguaje, visualización imaginaria e hipocampo, lo que se traduce en una mejora de la memoria.

La eterna lucha de lo analógico contra lo digital, el papel contra los dispositivos electrónicos. Cada vez más se están sustituyendo los cuadernos por tabletas digitales en los colegios, algo que ha creado bastante controversia en si tiene algún efecto negativo el dejar de escribir sobre papel. Ahora, un estudio de la Universidad de Tokio (Japón) ha demostrado que tomar notas a mano provoca una mayor actividad cerebral y mejora la memoria sobre lo escrito.

La investigación, que se ha publicado en la revista Frontiers in Behavioral Neuroscience, ha analizado el funcionamiento cerebral y los resultados de memoria en 48 jóvenes universitarios japoneses entre 18 y 29 años que se sometieron a una prueba en la que tenían que escribir un horario ficticio en papel, en una tableta digital o en un teléfono móvil.

Los resultados mostraron que los que apuntaron las cosas en papel tardaron 11 minutos en hacerlo, los de tabletas 14 minutos y los de los smartphones 16 minutos. Además, después de una hora de realizar su horario se les hizo una serie de preguntas simples y complejas para poner a prueba su memoria sobre lo que habían escrito, todo ello mientras se les realizaba una resonancia magnética funcional para medir el flujo sanguíneo cerebral.

Los cuadernos de papel tienen información espacial más compleja que en lo digital, lo que permite una permanencia tangible, formas y trazos irregulares

La actividad cerebral de los participantes que usaron el papel era mayor en algunas áreas asociadas a la visualización imaginaria, el lenguaje y el hipocampo, relacionada con la memoria, y al contrario de lo que se cree, tomar apuntes a mano fue aproximadamente un 25% más rápido que hacerlo en tabletas o teléfonos móviles.

“Las herramientas digitales tienen un desplazamiento uniforme hacia arriba y hacia abajo y una disposición estandarizada del tamaño del texto y la imagen, como en una página web. Pero si recuerdas un libro de texto físico impreso en papel, puedes cerrar los ojos y visualizar la foto un tercio del camino hacia abajo en la página del lado izquierdo, así como las notas que agregaste en el margen inferior”, ha explicado Kuniyoshi L. Sakai, uno de los autores del estudio.

Y es que, según exponen en la investigación, los cuadernos de papel tienen información espacial más compleja que en lo digital, lo que permite una permanencia tangible, formas y trazos irregulares –como esquinas dobladas–, mientras que en lo digital todo es uniforme, no tiene una posición fija y desaparece al cerrar la aplicación.

En base a estos resultados, los autores indican que personalizar los documentos digitales resaltando, subrayando, encerrando en círculos, dibujando flechas, escribiendo notas codificadas por colores en los márgenes, agregando notas adhesivas virtuales u otros tipos de marcas únicas puede llegar a imitar a lo que se hace en papel, lo que mejoraría la memoria.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias