El cerebro se agranda si estás ansioso y deprimido

El cerebro se agranda si estás ansioso y deprimido

Investigadores descubren que la depresión está relacionada con áreas del cerebro que se reducen de tamaño, pero cuando la depresión se combina con la ansiedad, un área del cerebro se vuelve “significativamente” más grande.

Un estudio llevado a cabo porel Centro de Investigación sobre Envejecimiento, Salud y Bienestar de la Australian National University examinó a más de 10.000 personas para encontrar los efectos de la depresión y la ansiedad en el volumen cerebral. Los resultados, publicados en The Journal of Psychiatry and Neuroscience, muestran que la depresión por sí sola tiene un impacto pronunciado en el hipocampo, la parte del cerebro vinculada a la memoria y el aprendizaje, reduciéndolo. En contraste, encontraron que cuando la depresión y la ansiedad ocurren juntas, esto lleva aparejado un aumento en el tamaño de la parte del cerebro vinculada a las emociones, la amígdala cerebral.

“Muchos estudios que analizan el efecto de la depresión en el cerebro no tienen en cuenta el hecho de que las personas con depresión a menudo también experimentan ansiedad”, dijo la investigadora principal y doctora Daniela Espinoza Oyarce.

La depresión es el trastorno más debilitante en todo el mundo, se estima que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, según datos de la OMS, mientras que entorno a 264 millones padecen trastornos de ansiedad. Solo en Australia, donde se ha llevado a cabo el estudio, uno de cada seis habitantes actualmente experimenta depresión, ansiedad o ambos.

El cerebro se agranda si estás ansioso y deprimido

“Descubrimos que las personas que tienen depresión sola tienen volúmenes cerebrales más bajos en muchas áreas del cerebro, y en particular el hipocampo”, dijo Espinoza Oyarce. “Esto se vuelve aún más relevante más adelante en la vida porque un hipocampo más pequeño es un factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer y puede acelerar el desarrollo de la demencia”.

Un hallazgo particularmente importante de esta investigación es que las personas que tenían depresión y ansiedad tenían menos contracción en muchas áreas del cerebro e incluso un aumento en la amígdala. Esto indica que el verdadero efecto de la depresión en el cerebro se ha subestimado debido a un efecto opuesto en la amígdala.

“La ansiedad reduce el efecto de la depresión en el tamaño del volumen cerebral en un 3% en promedio, lo que oculta los verdaderos efectos reductores de la depresión”, dijo Espinoza Oyarce. En resumen, según la autora de este hallazgo, “se necesita más investigación sobre cómo la ansiedad disminuye los efectos de la depresión, pero para la amígdala, tal vez la ansiedad conduce a la hiperactividad”.

Por tanto, concluyen, el diagnóstico temprano de la sintomatología de ansiedad será crucial para garantizar tratamientos efectivos y personalizados que permitan mejorar la salud mental a largo plazo y mitigar los problemas cognitivos, dados sus efectos en el hipocampo.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias