Efectos positivos y negativos en nuestro organismo al consumir lechuga

Efectos positivos y negativos en nuestro organismo al consumir lechuga

¿Qué sucede en nuestro cuerpo al momento de consumir lechuga?

La lechuga es un vegetal muy bajo en calorías, aunque no significa que no sea beneficioso consumirla. El secreto de las lechugas reside en su tronco, concretamente en una sustancia que contienen éstos. El tronco está formado por látex que aporta al organismo una sustancia tranquilizante y relajante que lo que hace es disminuir la velocidad del metabolismo. Los efectos de esta sustancia aumentan si la lechuga se cocina y se come de este modo antes que cruda.

Sin embargo, esto producirá retención de líquidos en determinadas zonas, así como la proliferación de gases que nos darán sensación de hinchazón y malestar. Aunque, también tiene efectos positivos porque la lechuga es efectiva en casos de estreñimiento ya que tiene una gran cantidad de fibra dietética, que ayuda a mejorar la digestión y estimula el movimiento de los intestinos. Además, es útil en casos de retención de líquidos, cálculos renales y problemas de flatulencias.

Lechuga

Otro de los grandes beneficios es que combate la anemia. Al ser una fuente importante de hierro, es recomendada en casos de anemia y fatiga. Así mismo, ayuda a controlar el colesterol alto. Es una fuente de antioxidantes que ayudan a disminuir el colesterol alto, retrasar el envejecimiento celular y a mejorar la circulación y regula los niveles de azúcar en la sangre por lo que es ideal para pacientes diabéticos.

Es rica en vitaminas A, E, C, B1, B2, Y B3, así como en calcio, magnesio, sodio y potasio. Consumir 100 gramos de lechuga aportará al organismo la cantidad diaria necesaria de vitamina A y betacarotenos.

La lechuga debe guardarse en un lugar húmedo y fresco, al abrigo de la luz y el aire. En la refrigeradora se aconseja forrarla en papel absorbente y dentro de una funda para conservarse mejor al dejarla en el cajón de los vegetales. No hay que juntarla con manzanas o peras, porque se altera antes ni tampoco debe congelarse.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias