Covid-19 persistente: 8 de cada 10 personas desarrollaron síntomas a largo plazo

Covid-19 persistente: 8 de cada 10 personas desarrollaron síntomas a largo plazo

Una especialista advierte sobre los pacientes que presentan Covid-19 prolongado, es decir, una sintomatología que persiste después de los tres meses de la infección.

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature advierte que 8 de cada 10 personas que tuvieron Covid-19 desarrollaron uno o más síntomas hasta 110 días después de recibir el alta. Los síntomas que manifestaron fueron: fatiga, dolor de cabeza, trastorno de atención, caída del cabello o falta de aire, entre otros.

Según indican los especialistas, algunos pacientes pueden tener secuelas leves, moderadas o severas hasta por un año. "Aunque hay mucho debate sobre las denominaciones, se llama pos-Covid a las secuelas que quedan después de la etapa aguda de la infección que se resuelven dentro de los tres o cuatro meses posteriores al alta, y long Covid (o Covid prolongado) a aquellos síntomas que persisten hasta un año", explica Ana María Putruele, jefa de la División Neumonología del Hospital de Clínicas.

Covid-19 prologando

Según la médica, los pacientes que tienen “long Covid” o Covid prologando, es decir, aquellos que tienen sintomatología persistente después de los tres meses de la infección aguda, “son aquellos que tuvieron cuadros de moderados a graves”.

Según el estudio publicado en la revista científica, que incluyó el análisis de 18.251 publicaciones que evaluaron los efectos a largo plazo de la Covid-19, el 80 % de los pacientes infectados con SARS-CoV-2 desarrollaron uno o más síntomas a largo plazo. Es importante destacar que los estudios incluidos definieron como Covid prolongado a un rango de 14 a 110 días después de la infección viral.

Los cinco síntomas más comunes fueron fatiga (58 %), dolor de cabeza (44 %), trastorno de atención (27 %), caída del cabello (25 %) y disnea o falta de aire (24 %).

"Otros síntomas se relacionaron con enfermedades pulmonares (tos, malestar en el pecho, disminución de la capacidad de difusión pulmonar, apnea del sueño y fibrosis pulmonar), cardiovasculares (arritmias, miocarditis), neurológicas (demencia, depresión, ansiedad, trastorno de atención, trastornos obsesivo-compulsivos), y otros fueron inespecíficos como tinnitus, y el sudor de noche", precisó el artículo.

En ese sentido, Putruele indica que "todas estas secuelas pueden ser leves, moderadas o severas" y que "en el caso de los pacientes que transitaron enfermedad grave las afectaciones más frecuentes son a nivel pulmonar, del corazón y del cerebro".

Secuelas cardiológicas y a nivel pulmonar

Qué sucede con las secuelas pulmonares

La especialista añade que "las alteraciones a nivel pulmonar son las más frecuentes y se detectan en los estudios de función pulmonar como en la espirometría donde se observan patrones de tipo restrictivo u obstructivo".

"Aún en el caso de las lesiones pulmonares severas, la mayoría se resuelve en tres o cuatro meses; pero hay un subgrupo pequeño de pacientes, que no es más del 3 o 4 %, que quedan con estas lesiones por más tiempo y que requerirán tratamiento, dependiendo del grado de severidad", detalla.

"Lo que más se detecta es hipoxemia, que es cuando baja el oxígeno, y entonces uno tiene que indicar kinesiología respiratoria; en algunos casos se indican aerosoles esteroides (como los que usan las personas con asma), o bien oxigenoterapia que se da más que nada en los pacientes que tuvieron cuadros muy severos", finaliza.

Fuente: Agencia de Noticias Télam

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias