Confirmado: la actividad física minimiza el riesgo de contraer enfermedades infecciosas como el Covid-19

Confirmado: la actividad física minimiza el riesgo de contraer enfermedades infecciosas como el Covid-19

La actividad física disminuye el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares o el cáncer. Pero estudios recientes han confirmado que el ejercicio también mejora la primera línea de defensa del sistema inmunitario y, por lo tanto, constituye una protección frente a las enfermedades infecciosas como el coronavirus.

La Universidad de Glasgow Caledonia realizó un nuevo estudio que identificó que realizar ejercicio físico de manera regular se asocia con un 31 % menos de riesgo de contraer algún tipo de enfermedad infecciosa y un 37 % menos de riesgo de mortalidad por este tipo de enfermedades.

Los participantes de la investigación fueron todos mayores de 18 años con diferentes condiciones, entre ellos: adultos sanos, personas con obesidad, adultos mayores de 60 años, personas con VIH, personas trasplantadas y pacientes con cáncer.

Los resultados mostraron que practicar ejercicio físico durante doce semanas incluyendo actividad aeróbica como caminar, correr o andar en bicicleta, de tres a cinco veces a la semana, durante un promedio de 30 minutos con una intensidad de moderada a intensa, fortalece el sistema inmune.

Realizar actividad física fortalece el sistema inmunitario

Además, se comprobó que hubo un aumento de las concentraciones de algunas células del sistema inmunitario como los linfocitos T CD4 +, las immonuglobulines IgA, y una disminución de los niveles de neutrófilos.

Cada una de estas células tiene una función concreta dentro de la respuesta inmunitaria, y los cambios en sus concentraciones tienen especial relevancia. Las immonuglobulinas IgA salivares (SIgA), por ejemplo, tienen un papel importante en la protección contra patógenos invasores de áreas vulnerables como la cavidad oral, los pulmones y el intestino. El ejercicio físico regular aumenta las concentraciones de SIgA que permiten fortalecer la barrera mucosa contra los patógenos y la primera línea de defensa del cuerpo.

Los linfocitos CD4+, por su parte, maximizan las capacidades de defensa del sistema inmunitario (SI) y estimulan a células como los macrófagos y otros linfocitos a combatir la infección. El ejercicio físico regular conlleva un aumento en las concentraciones de CD4+ y por lo tanto se produce una respuesta más rápida contra una posible infección.

Sin embargo, el recuento de neutrófilos se vio disminuido. Estos son los glóbulos blancos más abundantes y los primeros que actúan en la depuración de patógenos cuando se produce una infección. Un recuento elevado de neutrófilos se asocia a la inflamación crónica. El ejercicio físico reduce los niveles de inflamación, lo que podría explicar la disminución en la concentración de estas células.

La actividad física, un aliado contra el coronavirus

Los hallazgos de esta investigación sugieren considerar la elaboración de guías de salud pública con recomendaciones que promuevan la actividad física para reducir el impacto de futuros brotes, epidemias y pandemias. Los datos demuestran el efecto beneficioso y la necesidad de practicar ejercicio físico de manera regular, es decir, dos horas y media por semana de ejercicio moderado a intenso.

Fuente: Clinic Barcelona

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias