5 preguntas acerca de la primeras vacunas contra el covid-19 5 preguntas acerca de la primeras vacunas contra el covid-19

5 preguntas acerca de la primeras vacunas contra el covid-19

Un reportaje realizado a distintos especialistas e investigadores, permite comenzar a pensar en distintos interrogantes acerca de las primeras vacunas efectivas para tratar el covid-19. ¿Qué esperar de ellas?

Actualmente, el panorama incluye más de 50 vacunas contra el covid-19 en desarrollo que ya se están probando en personas por todo el mundo. Unas pocas de ellas, han alcanzado la fase 3 de sus ensayos clínicos, lo que implica evaluar su eficacia y seguridad con un gran número de voluntarios.

Algunas de las vacunas en desarrollo, han copado titulares en las últimas semanas por sus prometedores resultados iniciales: Moderna, Pfizer y, con mayor controversia, la rusa Sputnik V. Más allá de cuestiones como su desarrollo, autorización y distribución, ¿qué se puede esperar de las primeras vacunas?

A lo largo de un reportaje periodístico reciente, los especialistas concluyen con una mirada en común: “optimismo prudente”. Coinciden en que las primeras vacunas no serán perfectas y, por lo tanto, no harán desaparecer en el próximo año ni al coronavirus ni a las medidas que se utilizarán para combatirlo. Sin embargo, tener una vacuna eficaz es sin dudas una herramienta en la lucha contra la pandemia.

“Todo el mundo piensa que el covid-19 desaparecerá con la vacuna, pero su desarrollo es un proceso muy largo y complejo donde no siempre se obtienen resultados satisfactorios”, comentó el investigador del Kings’s College de Londres, Reino Unido, José M. Jiménez.

Actualmente son varias la vacunas que se encuentran en las fases avanzadas de su desarrollo

“El mensaje positivo que hay que transmitir es que se va a lograr, más pronto o más tarde, con una tecnología o con otra”, comentó en esa misma línea la investigadora del Centro Nacional de Biotecnología, Sonia Zúñiga. “Si en las primeras vacunas, que han ido tan rápido, se ve algo, es que se puede, aunque quede camino por delante”.

“Se ha avanzado mucho. Con ninguna enfermedad se había llegado a fase 3 en ocho meses y esto empezó en marzo”, comentó por su parte la investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid, Martina Bécares. “Pero hay cosas que no se pueden acelerar. Hay que esperar a que la gente se infecte, de forma natural, y para eso hay que vacunar a muchísimos”.

¿Eficacia o marketing?

Con días de diferencia, Moderna y Pfizer anunciaron eficacias en sus vacunas superiores al 90%. Los investigadores critican la falta de datos públicos que puedan ser revisados y corroborados. Por ese motivo, Sola advierte de que se trata de resultados “intermedios y provisionales”. La eficacia de una vacuna “se tarda en medir años, no meses”. Moderna y Pfizer “no tienen un número de infectados suficiente como para decir que va a ser así de alta”, sentenció Bécares.

¿La vacuna evitará la transmisión?

El objetivo principal que deberían tener las vacunas contra el covid-19 ha generado un debate intenso en los últimos meses. El científico y empresario biotecnológico estadounidense William Haseltine fue uno de los primeros en criticar, en repetidas ocasiones, que los ensayos clínicos estaban “diseñados para tener éxito” al no establecer como criterio la prevención de la infección, sino solo evitar los síntomas leves.

“Lo ideal será que, además de evitar síntomas y muertes, las vacunas eviten los contagios. En caso contrario no merecerá la pena vacunar a millones de jóvenes sanos que ya tienen una altísima probabilidad de ser asintomáticos contagiosos”, afirmó Del Val.

La especialista Sola duda que lo hagan. “La vía de administración es intramuscular y eso va a dar una inmunidad sistémica de anticuerpos que circulan por el cuerpo, pero no será lo bastante potente en las mucosas como para evitar la entrada del virus (al organismo)”. En otras palabras, teme que la inmunidad que ofrezcan estas vacunas no sea esterilizante.

“Si te infectás no vas a tener una enfermedad tan grave, pero el virus se replica y se puede transmitir”, añadió Sola. “No lo eliminas de la población, por lo que se tendrían que alcanzar niveles de inmunidad y vacunación muy elevados para evitar que siga circulando”. En otras palabras, “el virus se sigue produciendo en nuestro cuerpo y está disponible para saltar a otra persona que tenga inmunidad baja, inexistente, o incluso entre otros vacunados”.

El distanciamiento social ya es una práctica generalizada

¿Protegerán a las personas de riesgo?

La pandemia sin dudas ha golpeado con fuerza a las personas mayores y pacientes con patologías previas. Aunque la vacuna no impida la circulación del virus, sería un logro que evitara la aparición de cuadros graves e incluso fatales entre estas personas. Por eso Bécares hace hincapié acerca de la importancia de saber si en ancianos y población de riesgo las vacunas “tendrán esa eficacia tan alta”.

Tanto Pfizer como Moderna incluyen a personas de riesgo entre sus voluntarios, pero los datos compartidos aún no permiten sacar conclusiones al respecto. “Sabemos la eficacia, pero no cuánta de esa población de riesgo se ha infectado ni cuántos había en el grupo de los vacunados”, dice Zúñiga.

¿Cuánto puede durar la inmunidad?

“No lo sabemos y es clave, porque con las vacunas de ARNm no tenemos experiencia de si la inmunidad va a durar dos meses o un año”, afirmó Sola. “Si somos optimistas y pensamos en el mejor de los escenarios, es posible que la clase de inmunidad que den no sea la definitiva ni perfecta, pero que sirva para combatir un poco la situación”.

¿Las vacunas realmente serán seguras?

En este sentido, la mayoría de los especialistas coincide con un panorama de tranquilidad general respecto a la seguridad de las vacunas. “No creo que sean muy problemáticas, apenas reportan efectos adversos porque es una molécula muy sencilla. Un virus más completo reporta más efectos secundarios”, dijo Álvarez.

Los hábitos de higiene y prevención se mantendrán

Bécares por su parte explicó que: “La seguridad se evalúa antes porque los problemas normalmente salen a los pocos días o semanas de la vacunación”. Sin embargo aclara que “pueden aparecer efectos muy raros que no se van a poder descartar hasta que se vacunen 100.000 personas”, pero muestra tranquilidad al respecto. “Son estrategias nuevas, no hay nada autorizado y son las primeras (vacunas de ARMm), pero se lleva trabajando con ellas años y no deberían plantear problemas de seguridad”.

Zúñiga, por ejemplo, considera que la seguridad será uno de los puntos que alargue las fechas de cualquier posible vacuna. “Tienen que mandar la documentación a las agencias reguladoras, que la verán exhaustivamente y pedirán más datos. Necesitan aprobación y eso tarda un tiempo”.

La Agencia Europea de Medicamentos “va a exigir muchos más informes durante la campaña de vacunación”, dijo Tarrafeta. Eso significa que “ven necesario un mayor control y que saben que los ensayos de fase 3 no serán suficientes”, por lo que concluye que es necesario ir con cautela.

Fuente: Agencia de Noticias SiNC

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias