Los bebés prematuros tienen un riesgo más elevado de autismo

Los bebés prematuros tienen un riesgo más elevado de autismo

Los bebés que nacen prematuramente, incluso solo un par de semanas antes de tiempo, pueden tener un riesgo incrementado de desarrollar autismo, según un nuevo estudio que ha analizado a más de 4 millones de personas.

Se sabía que el autismo –un trastorno del desarrollo del cerebro– era más frecuente entre los niños que habían nacido prematuramente (antes de la semana 37 de embarazo), y ahora un nuevo estudio ha encontrado que en las personas que nacieron antes de la fecha prevista de parto había una mayor amplitud de riesgo, incluso aunque se tratase solo de dos semanas.

En concreto la prevalencia de autismo fue más alta –un 6,1%– entre aquellos que habían sido extremadamente pretérmino (entre las semanas 22 y 27 de la gestación), pero también era elevada (2,6%) entre aquellos nacidos moderadamente pretérmino (entre las semanas 28 y 33), del 1,9% entre los nacidos entre las semanas 34 y 36, y del 1,6% entre las que nacieron en las semanas 37 y 38.

En la investigación, que se ha publicado en Pediatrics, se analizaron los datos de cuatro millones de personas nacidas en Suecia entre 1973 y 2013, y ofrece una amplia visión de los riesgos asociados con los diferentes grados de prematuridad. En el caso de las personas que habían nacido a término –entre las semanas 39 y 41 de embarazo– el 1,4% de ellas habían sido diagnosticadas con autismo.

El Dr. Casey Crump, profesor en la Icahn School of Medicine del Hospital Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, que ha liderado el trabajo, ha señalado que muchos niños que nacen pretérmino están bien, pero que sus hallazgos refuerzan la evidencia de que el nacimiento prematuro es un factor de riesgo para desarrollar algún trastorno del espectro autista (TEA).

Los bebés prematuros tienen un riesgo más elevado de autismo

La prematuridad, factor de riesgo del autismo

Crump también ha dicho que no está completamente claro por qué el nacimiento prematuro puede aumentar el riesgo de autismo, pero hay estudios que muestran que los bebés pretérmino pueden manifestar signos de inflamación generalizada, una característica que puede persistir durante la infancia. La inflamación afecta al cerebro, añade, lo que podría ser una forma en la que el nacimiento prematuro contribuyese a la aparición del autismo.

La amplia base de datos que utilizaron los investigadores les permitió también establecer comparaciones con los hermanos de las personas con TEA, lo que según Crump les ayudó a tener en cuenta los factores genéticos y familiares que pueden afectar al riesgo de autismo. Incluso así, comprobaron que el nacimiento prematuro o pretérmino se relacionaba con un mayor riesgo de autismo, lo que “sugiere una relación causal”, afirma Crump.

La Dra. Elisabeth McGowan del Hospital de Mujeres y Niños de Rhode Island en Providence, ha escrito un editorial publicado junto al estudio en el que afirma que el trabajo “proporciona una buena y definitiva forma de considerar la prevalencia del autismo en todo el espectro de nacimientos prematuros y pretérmino”. Y advierte sobre la importancia de que padres y pediatras tengan en cuenta el nacimiento antes de término como un factor de riesgo de autismo y realicen cribados tempranos a los niños que muestren problemas con el lenguaje o el desarrollo social.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias