La falta de educación es una de las principales causas de obesidad infantil

La falta de educación es una de las principales causas de obesidad infantil

Si bien cada paciente en situación de obesidad va a necesitar pautas adaptadas y personalizadas, es muy importante una buena educación sobre la alimentación.

El Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (Codinma) apunta a la falta de educación en materia nutricional, tanto de los padres como de los hijos, como una de las principales causas de la obesidad infantil.

“A menudo, la falta de tiempo nos lleva a emplear técnicas culinarias menos saludables, por lo que educar nutricionalmente a los padres creará hábitos saludables en sus hijos e hijas”, sostienen desde la institución. Asimismo, estos expertos advierten de que otras de las causas de la obesidad infantil son el sedentarismo y el ritmo de vida de la sociedad actual.

“Hay que tener especial atención con este colectivo de edad (niños y niñas en etapa escolar), ya que en esta etapa se inculcan y adquieren gran parte de los estilos de vida que se seguirán en el futuro”, señalan.

Obesidad infantil

Además, lamentan que “la obesidad se ha normalizado tanto que no se llega a entender lo que realmente supone, por lo que se convive con ello de manera natural, cuando es un problema de salud difícil de atajar”.

En este sentido, el Codinma puntualiza que “hay que diferenciar lo que es un ligero sobrepeso, que siempre hay que vigilar y evitar que vaya a más, de una obesidad con comorbilidades, que acarrea siempre muchos problemas de salud y que pueden llegar a ser muy graves”. Así, “la obesidad no se trata de un problema estético, sino de un problema de salud ya que el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, diabetes o algunos cánceres crece con el aumento del Índice de Masa Corporal (IMC)”, indican.

Obesidad infantil

Para el Codinma, se ha llegado a esta situación debido a diversos factores. En primer lugar, a su juicio, hay que equilibrar la ingesta con el gasto energético. Si hay un exceso de la ingesta calórica (desequilibro energético), poco a poco se va desarrollando sobrepeso y después obesidad.

Por otro lado, esta enfermedad también se puede originar por falta de actividad física, estrés o genética, entre otros; en definitiva, sintetizan “por no tener unos hábitos de vida saludables”. Sin embargo, inciden, se trata de una situación que se puede prevenir y, para ello, es muy importante trabajar esa prevención desde equipos multidisciplinares dentro de la Atención Primaria (AP).

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias