¿Hay diferencia entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de la leche de vaca?

¿Hay diferencia entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de la leche de vaca?

Estos son dos trastornos que por lo general se suelen confundir, pero no son lo mismo. Sus diferencias en esta nota.

La intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de leche son dos trastornos que suelen confundirse entre sí, pero que son distintos uno de otro.

La alergia a las proteínas de la leche es una enfermedad caracterizada por una respuesta exagerada del sistema inmunitario (defensas) a las proteínas de la leche, principalmente a la betalactoglobulina (que no se encuentra en la leche materna) y a la caseína. Mientras que la intolerancia a la lactosa aparece cuando no se puede digerir adecuadamente la lactosa por déficit de lactasa.

Imagen ilustrativa

¿A quiénes puede causarla alergia las proteínas de la leche de vaca?

Es una de las alergias más frecuentes en la infancia. Suele aparecer desde el nacimiento por el paso de las proteínas de la leche de vaca ingeridas por la madre a través de la lactancia materna o al sustituir la lactancia materna por una fórmula artificial. Los niños pierden la alergia a lo largo de los tres primeros años de vida en el 85% de los casos, en los adultos es muy excepcional.

En cambio, la intolerancia a la lactosa afecta tanto a niños como adultos.

Imagen ilustrativa

¿Sus sítomas?

En la alergia los más frecuentes son los cutáneos (prurito, rash, eritema peri bucal, urticaria, edema de labios y párpados), seguidos de digestivos (picor en lengua, garganta y paladar, diarrea, sangrado en las heces, cólico abdominal, náuseas, vómitos, regurgitación, rechazo al alimento), respiratorios (rinoconjuntivitis, asma, pitidos al respirar) y los casos más graves e infrecuentes anafilaxia (schok). Estos síntomas aparecen en menos de 60 minutos de la toma o de entrar en contacto con la leche.

Imagen ilustrativa

La intolerancia a la lactosa desencadena síntomas principalmente digestivos, no afecta a tantos órganos del cuerpo como la alergia a la proteína de la leche de vaca.

¿Qué se puede hacer en estos casos?

Suspender estrictamente la leche de vaca de la dieta y sustituirla por fórmulas especiales como: fórmulas extensamente hidrolizada sin lactosa (proteínas partidas y con menos potencial de alergia), fórmulas a base de soja para mayores de 6 meses.

Es importante destacar que ni la intolerancia a la lactosa ni la alergia a las proteínas de la leche de vaca predisponen a enfermedades malignas

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias