Una buena alimentación en mujeres de edad adulta optimiza su vitalidad

Una buena alimentación en mujeres de edad adulta optimiza su vitalidad

Una buena alimentación basada en la ingesta de proteínas y nutrientes, así como también realizar actividad física, contribuye notablemente a la vitalidad en las mujeres adultas.

Alcanzar la edad adulta es todo un proceso de cambios físicos y emocionales, especialmente para las mujeres. En torno a los 50 años, se entra en la perimenopausia o menopausia, un proceso lento y progresivo que afecta de manera distinta a cada mujer. Precisamente, esta es una de sus principales preocupaciones cuando alcanzan esta etapa de la vida en la que experimentan cambios emocionales y físicos en el cuerpo, señalan desde la Gaceta Médica.

Aunque a esta edad la mujer puede sentirse plena en distintos ámbitos de su vida, estos procesos hormonales ocasionan cambios en el metabolismo. Por ello, una alimentación adecuada y realizar actividad física de forma regular son dos grandes aliados para mantener un estilo de vida saludable.

Cambios físicos y hormonales en las mujeres adultas

Cambios hormonales

Los síntomas relacionados con la menopausia pueden presentarse de forma distinta en cada mujer. Pero, a partir de los 50 años, es frecuente que el cuerpo acumule mayor cantidad de grasa, sobre todo en la zona del abdomen. Muchas de ellas aumentan de peso debido a las alteraciones en el metabolismo, pero también a un incremento en la ingesta de calorías y la disminución del gasto energético.

Asimismo, se va perdiendo masa y fuerza muscular, lo que afecta al tono y flacidez muscular. Sin embargo, es algo que no solo depende de la edad, sino también del estilo de vida, incluyendo como factores la nutrición y la actividad física.

También, se pierde masa o densidad ósea, lo que provoca una mayor fragilidad en los huesos y aumenta el riesgo de fracturas. Aunque esta reducción suele afectar en mayor medida a la mujer, también está presente en hombres. Incluso, es posible que se dé un aporte inadecuado de vitamina D o exposición solar, que afecta a la absorción de calcio y la salud ósea y muscular.

Todo lo anterior deriva en alteraciones del estado de ánimo: puede aparecer el insomnio o los sofocos y llegan los cambios de humor. Todo esto puede provocar una mayor sensación de cansancio y una reducción de energía.

Alimentación saludable basada en proteínas y nutrientes

Reforzar con la alimentación

Una alimentación saludable es imprescindible en cualquier etapa de la vida, pero llegada la madurez lo es aún más. Así, los expertos recomiendan prestar especial atención a nutrientes importantes como son las proteínas, la vitamina D, el calcio, la vitamina C y las vitaminas del grupo B.

El aporte adecuado de proteínas de buena calidad es clave para mantener la masa muscular. Se recomienda la toma de entre 20 y 25 gramos de proteínas en las principales comidas diarias y, preferiblemente poco antes de realizar ejercicio para que poder aprovecharlo mejor y para el mantenimiento de la masa muscular y ósea.

Junto con la vitamina D y el calcio, las proteínas contribuyen a la salud de los huesos. Son nutrientes fundamentales para prevenir la fragilidad y la osteoporosis en la etapa de envejecimiento.

Fuente: Gaceta Médica

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias