Un estudio asegura relación entre la inseguridad alimentaria y el riesgo de muerte cardiovascular Un estudio asegura relación entre la inseguridad alimentaria y el riesgo de muerte cardiovascular

Un estudio asegura relación entre la inseguridad alimentaria y el riesgo de muerte cardiovascular

Un nuevo estudio a gran escala proporcionó evidencia del vínculo entre la inseguridad alimentaria y un mayor riesgo de muerte cardiovascular. Cada aumento del 1% en la inseguridad alimentaria se asoció de forma independiente con un aumento similar (0,83%) en la tasa de muertes cardiovasculares entre los adultos no ancianos.

La inseguridad alimentaria es considerada como uno de varios determinantes sociales de la salud; factores que influyen en el lugar y la forma en que las personas viven, aprenden, trabajan y juegan, que pueden afectar la salud y el bienestar general de una persona.

El aumento de las tasas de inseguridad alimentaria en algunas zonas de los EE. UU. se asocia de forma independiente con el aumento en las tasas de muerte cardiovascular entre los adultos de entre 20 y 64 años, según los datos arrojados por una investigación preliminar que se presentará próximamente en la American Heart Association.

Según las estadísticas, aproximadamente el 10% de los adultos en los EE. UU. se consideran inseguros alimentarios, lo que quiere decir que carecen de acceso inmediato a alimentos frescos, saludables y asequibles. Además, el estrés de no saber con seguridad si podrán comer, o asegurarse de los alimentos propicios, puede tener un impacto adverso en la salud cardiovascular.

"Nuestro estudio es uno de los primeros análisis nacionales que analiza los cambios tanto en la inseguridad alimentaria como en la mortalidad cardiovascular a lo largo del tiempo, y para ver si los cambios en la inseguridad alimentaria afectan la salud cardiovascular", explicó el coautor del estudio Sameed Khatana, instructor de medicina cardiovascular en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania en Filadelfia.

La inseguridad alimentaria dificultad el acceso a alimentos de calidad

En ese sentido, explicó también que: “Esta investigación muestra que la inseguridad alimentaria, que es un tipo particular de angustia económica, está asociada con la enfermedad cardiovascular. Ilustra que la salud cardiovascular está ligada a muchas cosas. Es más que visitas médicas, exámenes, medicamentos y procedimientos; lo que sucede fuera de la clínica, en la sociedad, también tiene un impacto significativo en la salud de los pacientes".

En el respectivo análisis de los datos, los investigadores examinaron las tendencias de la mortalidad cardiovascular en los EE. UU. mediante el cambio porcentual anual promedio en la inseguridad alimentaria. Asimismo, se evaluó la relación entre los cambios en la inseguridad alimentaria y las tasas de mortalidad cardiovascular, después de ajustar por variables que incluyen cambios en la demografía, el empleo, la pobreza, los ingresos, el seguro médico y otros factores que ya se sabe que afectan el riesgo cardiovascular.

Entre los hallazgos clave, aseguran que las tasas de inseguridad alimentaria bajaron en términos generales. Sin embargo, si bien los niveles económicos han mejorado cuando se mide el país en su conjunto, ha habido una creciente disparidad que demuestra que partes del país se están quedando atrás.

Por su parte, Mercedes R. Carnethon, miembro del Comité de Liderazgo del Consejo de Epidemiología y Prevención de la Asociación Estadounidense del Corazón, dijo que el análisis es completo con algunas tendencias preocupantes.

La inseguridad alimentaria aumenta el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares, entre otras

“Sabemos que la inseguridad alimentaria y otros determinantes sociales de la salud pueden tener un impacto adverso en los factores de riesgo cardíaco y de accidente cerebrovascular como la presión arterial alta y la diabetes, y este impacto es desproporcionadamente mayor entre los grupos raciales y étnicos tradicionalmente subrepresentados”, aseguró Carnethon.

“Es probable que los determinantes sociales de la salud empeoren en el contexto de la pandemia causada por el covid-19. Los efectos se extenderán más allá de este período de tiempo y conducirán a un aumento futuro de las enfermedades cardiovasculares entre las poblaciones vulnerables. Desafortunadamente, las perspectivas no son favorables y son necesarios cambios importantes en la infraestructura social para mejorar esta situación”, sentenció.

En el futuro, los autores tienen la intención de estudiar si las intervenciones que mejoran la inseguridad alimentaria conducirían, de hecho, a una mejor salud cardiovascular.

“Cuando los formuladores de políticas piensan en la salud cardiovascular de las comunidades, deben considerar aspectos como la inseguridad alimentaria, así como el bienestar social y económico general de la comunidad. Las intervenciones que mejoran el bienestar económico de una comunidad podrían conducir a mejoras en la salud cardiovascular de las personas que viven allí", concluyó la autora.

Fuente: IntraMedicina

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias