Todo lo que hay que saber sobre la histerectomía

Todo lo que hay que saber sobre la histerectomía

Una cirugía médica para extirpar la totalidad o partes del útero, por diversas causas.

La histerectomía se trata de una intervención quirúrgica que consiste en la extirpación del útero o matriz, órgano en el que tras la fecundación, se implanta el óvulo, crece y se desarrolla el feto.

Esta práctica se diferencia de la “salpingectomía”, otra intervención quirúrgica que consiste en la extirpación de una o de las dos trompas de Falopio y la “ooforectomía”, que consiste en la extirpación de uno o de los dos ovarios.

Por lo general, la histerectomía se puede subdividir en tres tipos: parcial, total y radical, según explican los expertos de Women's Health. En la histerectomía parcial, se extirpa la parte superior del útero y se deja el cuello uterino (cérvix). En la total, se extirpa el útero por completo y en la radical se extirpa todo el útero (incluido el cuello uterino o cérvix), parte de la vagina y parte de los tejidos que se encuentran a los lados del cuello uterino.

Signos que pueden requerir la intervención

¿Cuándo es necesaria una histerectomía?

La histerectomía puede ser una opción cuando se da alguna de las siguientes condiciones:

En la actualidad, la histerectomía se puede realizar de tres formas diferentes según sea la vía de acceso o vía de abordaje: por vía abdominal, por vía vaginal, por vía laparoscópica, histerectomía laparoscópica robótica y laparoscópica de “puerto único” o single port.

Esta última, se trata de una cirugía laparoscópica mínimamente invasiva que se realiza a través de una única micro-incisión en el abdomen por la cual se introduce el instrumental quirúrgico y se lleva a cabo la intervención.

La elección de una u otra vía de acceso dependerá especialmente del tipo de histerectomía que se va a realizar (radical, total o parcial), la causa que motiva la intervención quirúrgica (cáncer, endometriosis, complicaciones en el parto u otras) y de la experiencia y capacidades técnicas del cirujano.

Antes de realizar el proceso, se recomienda que la paciente informe a su ginecólogo sobre medicamentos, suplementos o remedios naturales que pueda estar tomando, para que su médico pueda indicarle cómo proceder durante los días previos a la intervención. Entre las principales recomendaciones previas se recomienda no fumar, no beber alcohol, mantener una dieta suave y disminuir el estrés.

Preparación y postoperatorio

En términos generales, la histerectomía puede requerir entre 2 y 5 días de permanencia hospitalaria y su recuperación postoperatoria puede prolongarse entre 2 y 8 semanas de reposo relativo, según sea el tipo de histerectomía y la causa que la haya motivado.

Tras realizarla, el médico puede indicar: mantener reposo total o reposo relativo, no levantar peso, no bañarse, no practicar deportes de intensidad, no mantener relaciones sexuales y no utilizar tampones, entre otras.

Fuente: Women’s Health

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias