Todo lo que debemos saber sobre el dolor de espalda

Todo lo que debemos saber sobre el dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los problemas más frecuentes de salud en todas las personas. Puede surgir debido a diversos factores, desde un accidente hasta la predisposición genética. 

El dolor de espalda es uno de los problemas de salud más frecuentes en las personas. Según la persona y el nivel de gravedad, puede sentirse como un dolor leve y constante o como un dolor punzante y repentino. Dentro de las causas que originan al dolor de espalda, se encuentran: los accidentes, una caída, malos movimientos, levantar objetos pesados, cambios en la columna a medida que se envejece y distintos trastornos o afecciones de salud.

Asimismo, ninguna persona se encuentra exenta de padecer dolor de espalda en algún momento de su vida. Sin embargo, algunas personas pueden ser más propensas que otras debido a distintos factores como:

Para determinar qué tratamiento seguir el personal médico puede utilizar varias herramientas para ayudar a determinar la causa del dolor y así, el tratamiento correspondiente. El personal médico podría evaluar cuestiones como los antecedentes familiares y el historial médico para ver si una lesión u otra afección está originando el dolor de espalda. Además, podría hacer un examen físico de la persona y pedirle que doble o levante las piernas para ver cómo el movimiento afecta el dolor, y también examinar los reflejos y la fuerza muscular.

En los casos más severos, se podrían necesitar más pruebas, como las radiografías, pruebas de imágenes, tomografías de los huesos y análisis de sangre. Entre los tratamientos más frecuentes, se encuentran los medicamentos analgésicos, que alivian el dolor y relajan la tensión muscular. También, el uso de compresas frías para ayudar a desinflamar y disminuir el dolor y compresas calientes para aumentar el flujo sanguíneo.

La mala postura y el uso de sillas no adecuadas, son las causas más frecuentes del dolor de espalda

Limitar las actividades o los ejercicios que ocasionan dolor o lo empeoran, acudir a terapia física para fortalecer los músculos que sostienen la espalda y practicar hábitos saludables como hacer ejercicio, dormir con regularidad, consumir una dieta sana y dejar de fumar puede ayudar notablemente a prevenir y disminuir los dolores de espalda. En aquellos casos que los tratamientos convencionales no funcionen, el médico puede prescribir una cirugía para el paciente.

Fuente: Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIH)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias