Todo lo que debemos saber acerca de la rosácea

Todo lo que debemos saber acerca de la rosácea

La rosácea es una enfermedad de la piel, que produce enrojecimiento e inflamación y afecta mayormente a las mujeres. 

La rosácea es una enfermedad inflamatoria crónica que se puede manifestar bajo diferentes formas clínicas y que incluye una combinación de síntomas y signos como el eritema o el enrojecimiento de la cara. Se puede observar, principalmente, en las zonas faciales. Sin embargo, existen zonas con una especial preponderancia como el mentón, la nariz o incluso a niveles perioculares.

Comúnmente, se asocia la rosácea a las personas de piel clara. La rosácea tiene una alta predisposición genética y es uno de los motivos más frecuentes de visita al dermatólogo, afectando a un 10% de la población y en su mayoría, a las mujeres.

Según las cifras, podrían sufrir esta enfermedad más de 45 millones de personas en todo el mundo.

Piel con rosácea

Entre los distintos factores que pueden afectar y producir la rosácea se encuentran: el estrés, los cambios de temperatura, el sol, la adicción al juego, la ingesta de alcohol o la comida picante, entre otros. Quienes padecen la rosácea, tienen la piel muy sensible que reacciona muchas veces de forma exagerada frente a determinados estímulos externos.

“El tratamiento de la rosácea se basa en tres pilares fundamentales: la educación al paciente para evitar estímulos desencadenantes de la rosácea, el uso de cosméticos y cuidados de la piel no farmacológicos, y el tratamiento farmacológico y con terapia lumínica y láser”, asegura el Dr. José Luis López Estebaranz de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Para poder ofrecer el tratamiento más adecuado, hay que tener en cuenta la fase en la que se encuentre la piel del paciente, su enrojecimiento, así como la inflamación de las unidades pilosebáceas.

Entre las opciones para la mejora del cutis, explica el doctor López Estebaranz, se encuentran los antibióticos y antiinflamatorios tópicos incluyendo la clindamicina, ácido azelaico y metronidazol. Además, recientemente se ha utilizado con buenos resultados la ivermectina tópica que presenta propiedades antiinflamatorias y antiparasitarias, que controla las glándulas sebáceas. 

Existen diversos tratamientos para tratar la piel con rosácea

En los casos en los que se ha producido un enrojecimiento mantenido y los vasos quedan dilatados, se puede proponer al paciente la realización de láser vascular o luz pulsada con filtro adecuado. Los sistemas láser y fuentes de luz son un procedimiento cada vez más utilizado asegurando su efectividad.

Además, existe la terapia biofotónica, un tratamiento que aplica un gel sobre la piel del paciente y que contiene unas sustancias que, al activarse con una luz LED externa, emiten luz fluorescente en la piel. Se han aprobado recientemente para el tratamiento de la rosácea y está obteniendo mejorías importantes en las lesiones inflamatorias de los síntomas como también en la hinchazón, edema y enrojecimiento de la piel.

Por último, la utilización de protección solar, así como evitar los factores que desencadenan su enrojecimiento, son medidas fundamentales para prevenir y mantener la piel con rosácea bajo control.

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias