Síntomas del priapismo

Síntomas del priapismo

El priapismo consiste en una erección del pene mantenida de forma prolongada, durante más de 2–4 horas, en ausencia de excitación sexual.

En el priapismo de tipo isquémico se produce esa erección prolongada con un fallo de la detumescencia, porque la musculatura lisa cavernosa no se relaja y la sangre se queda acumulada en los cuerpos cavernosos. Esto lleva a un síndrome compartimental en el que se produce falta de oxígeno y acidosis del tejido cavernoso. Esta erección es dolorosa y el pene está muy rígido. En estos casos no hay antecedente de traumatismo, el paciente no refiere deseo sexual, y habitualmente acude al servicio de Urgencias alarmado por el dolor, que puede ser muy intenso.

Es fundamental diagnosticar y tratar de forma rápida este tipo de priapismo, porque cuanto más duradera sea la erección más probabilidades hay de que el daño en los tejidos sea irreversible. Si el priapismo dura más de 24-48 horas es cuando el daño comienza a ser irreversible. Se produce una necrosis del tejido cavernoso con aparición de tejido cicatricial. Las secuelas implican la pérdida de la capacidad eréctil hasta en el 90% de los casos de priapismo prolongado.

Adicionalmente el paciente puede tener síntomas por la causa del priapismo: por ejemplo, si ha tomado cocaína estará nervioso, hiperactivo y taquicárdico; en las lesiones medulares habrá síntomas neurológicos habitualmente muy evidentes; en las enfermedades hematológicas puede haber cansancio, fiebre o sangrados; si la causa es tumoral metastásica puede haber síntomas del tumor primario.

El priapismo consiste en una erección del pene mantenida de forma prolongada

El priapismo tartamudeante o recurrente, un tipo de priapismo isquémico que sucede sobre todo en la drepanocitosis (una enfermedad genética de la sangre), se llama así porque son episodios repetidos de erección del pene en ausencia de excitación sexual, y con dolor asociado. La duración de cada erección puede ser más corta. Es frecuente que esta forma suceda por la noche, durmiendo. Con el tiempo estos episodios se pueden ir haciendo más prolongados, hasta un evento de priapismo que no se solucione solo.

El priapismo de bajo flujo o no isquémico no siempre es doloroso, o el dolor es menos intenso; además, la erección es menos rígida. En estos casos, el paciente sí puede haber tenido actividad sexual. Suele haber un historial de traumatismo sobre el pene o el periné. Puede existir un retraso de hasta tres días en la aparición del priapismo después del traumatismo, por lo que hay ocasiones en las que quizá el paciente no se acuerde de entrada del antecedente traumático. Estos casos pueden ser repetidos (por ejemplo, en ciclistas).

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias