¿Se te baja la presión arterial con el calor? Estos son los consejos de los especialistas para evitarlo

¿Se te baja la presión arterial con el calor? Estos son los consejos de los especialistas para evitarlo

Con la llegada del calor, muchas personas se vuelven más propensas a sufrir bajadas bruscas de la presión arterial, lo que les provoca mareos, vértigos, taquicardias e incluso desmayos.

Un equipo de farmacéuticos y médicos del grupo DosFarma, ofrecen algunos consejos para reducir el riesgo de sufrir una bajada de presión arterial, especialmente con la llegada del calor.

“Las personas propensas a tener su presión o tensión arterial baja, en lo que se conoce como hipotensión, ven aumentadas sus probabilidades de sufrir bajadas de tensión debido a las altas temperaturas, lo que puede provocarles distintas alteraciones y trastornos”, explica la farmacéutica Amanda Dutruc. “Mantener la presión arterial dentro de unos niveles adecuados es indispensable para una buena salud cardiovascular”, advierte.

Bajada de presión arterial

Para medir la presión arterial, se tienen en cuenta dos valores: “El valor máximo, que es la presión sistólica, se mide durante el latido de corazón, cuando la presión es máxima, mientras que el valor mínimo, la presión diastólica, se mide con el corazón en reposo entre latidos, cuando es mínima”, explica Dutruc.

Los valores normales de tensión arterial suelen situarse entre los 120 mmHg (milímetros de mercurio) de máxima y los 80 mmHg de mínima. Por encima de estos valores, ya se habla de presión alta y de hipertensión, y “por debajo de 90 mmHg de tensión sistólica (o máxima), hablamos de hipotensión”.

Según la especialista, algunas personas pueden tener valores bajos de tensión arterial sin sufrir ninguna molestia, pero cuando se produce una caída brusca de la tensión, pueden aparecer mareos, vértigos, taquicardias, desorientación e incluso desmayos.

Consejos: cómo cuidarnos de la presión baja con el calor

Levantarse despacio: pasar mucho tiempo en una misma postura, descansando, durmiendo, tumbado o sentado, puede motivar una hipotensión postural, es decir, que haya una descompensación entre el volumen de sangre de la parte inferior del cuerpo y el de la superior y nos mareemos al levantarnos.

Es recomendable levantarse despacio, evitando pasar mucho tiempo en posición horizontal y durmiendo la siesta con una almohada bastante alta, para incorporarse con menos esfuerzo, explica la experta.

Hidratarse: la deshidratación es una las causas de bajadas de tensión que más hay que controlar. Las altas temperaturas aumentan la sudoración y hacen que se elimine una mayor cantidad de líquidos, que se deben reponer. Además, el calor puede dilatar los vasos sanguíneos, lo que hace que la sangre no ejerza tanta fuerza al pasar a través de las arterias. Hay que beber suficiente agua con regularidad y no esperar a tener sed.

Mantenerse hidratado, entre los principales consejos para prevenir la bajada de presión arterial

Actuar rápido: si se nota algunos de los síntomas de la deshidratación, como la sequedad en la boca, el pulso acelerado o la desorientación, hay que actuar con rapidez para evitar una bajada de la presión. ¿Qué se puede hacer? En estos casos, se recomienda tumbarse o acostarse cuanto antes, para evitar caerse en caso de mareo o desmayo, poner los pies en alto, por encima de la altura del corazón y beber líquidos.

Comer liviano y varias veces: las comidas “pesadas” fomentan una digestión lenta que obliga a desplazar más sangre al aparato digestivo, por lo que es preferible tomar pequeñas raciones y con cierta regularidad.

Evitar el alcohol: “Las bebidas alcohólicas disminuyen la tensión arterial hasta 12 horas después de su ingesta, e inhiben la acción de la hormona antidiurética (ADH), haciendo que entren más ganas de orinar, eliminando más agua y fomentando la deshidratación, por lo que hay que vigilar y evitar la combinación de altas temperaturas y bebidas alcohólicas”, según DosFarma.

Evitar las horas de mayor calor: “Las altas temperaturas favorecen la sudoración excesiva y la pérdida de líquidos. Por eso, es importante evitar cualquier actividad física intensa o estar al aire libre en las horas de mayor insolación y calor. Igualmente, es preferible no utilizar saunas ni darse duchas muy calientes”, explican desde DosDarma.

Fuente: Agencia de Noticias EFE

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias