Reducir la presión arterial con ejercicios respiratorios ahora es posible

Reducir la presión arterial con ejercicios respiratorios ahora es posible

Se trata de un ejercicio diario con los músculos respiratorios para ayudar a reducir la presión arterial.

Expertos identificaron que la técnica conocida como “entrenamiento de fuerza muscular inspiratoria” (EFMI), que se realiza a través de un dispositivo que provee resistencia mientras la persona inhala, ejercitando al diafragma y otros músculos respiratorios, podría ayudar a reducir la presión arterial.

Para llegara a esta conclusión, los investigadores evaluaron a lo largo de seis semanas los ejercicios puntuales y la reducción de la presión arterial de los participantes. Cada entrenamiento constó de cinco minutos al día.

Un ejercicio de respiración para reducir la presión arterial

Los resultados, publicados en la revista Journal of the American Heart Association, son alentadores e incluso tras el final de la evaluación, la mayor parte de la reducción de la presión arterial se sostuvo durante seis semanas adicionales.

Esto apunta a que hay "algo especial" respecto a los ejercicios de respiración, afirmó el investigador principal, Daniel Craighead, de la Universidad de Colorado.

Sin embargo, los participantes del estudio tenían una presión arterial más alta de lo normal, pero estaban sanos. No está claro qué tan bien funcionaría la técnica en personas con una peor salud. Además, hay preguntas sobre la duración de los beneficios.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA). Con un total de 36 adultos de 50 a 79 años, todos los pacientes tenían una presión arterial sistólica por encima de la normal, de más de 120 mm Hg.

El ejercicio de inhalación se realizó a través de un dispositivo, y lejos de parecerse a una respiración lenta y profunda, se asemeja a la respiración tras realizar actividad intensa. Consta de 30 inhalaciones, equivalente a cinco minutos, al día.

El ejercicio podría ser complementario al tratamiento de reducción de la presión arterial

Tras seis semanas de seguimiento, los pacientes experimentaron una reducción de su presión arterial sistólica de un promedio de 135 mm Hg a 126 mm Hg. La mejora equivale a un medicamento, según el autor, y es incluso mejor que la que se logra con el ejercicio típico.

Sin embargo, esto no contrarresta la medicación y recetas actuales de los pacientes, así como la toma de antihipertensivos o el hecho de hacer actividad física. Se trata de un novedoso ejercicio que podría ser complementario al tratamiento de reducción de la presión arterial, según los autores.

Fuente: IntraMedicina

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias