¿Realizar un tratamiento para el embarazo de “ubicación desconocida”? Riesgos y beneficios

¿Realizar un tratamiento para el embarazo de “ubicación desconocida”? Riesgos y beneficios

El tratamiento preventivo para un embarazo no viable con ubicación desconocida puede presentar riesgos como sangrado vaginal o, en el caso de confirmarse un embarazo ectópico (embarazo fuera del útero), la ruptura de una trompa de Falopio.

Cuando un embarazo no progresa como se esperaba y no se puede visualizar con ultrasonido y otros exámenes físicos, el embarazo de ubicación desconocida se confirma mediante la detección de gonadotropina coriónica humana, una hormona secretada por las células que luego se convierten en la placenta.

Por lo general, el tratamiento se ofrece cuando los niveles de esta hormona permanecen constantemente bajos, una indicación de que el feto no se desarrolló y solo quedan células remanentes.

Casos de embarazos ectópicos

Pero, si luego se determina que el embarazo es ectópico, de no tratarse puede provocar una hemorragia grave e incluso la muerte de la paciente. De manera similar, un embarazo no viable en otro lugar puede provocar sangrado o cicatrización del útero, lo que podría complicar embarazos futuros.

Sobre esto y los posibles tratamientos profundiza ahora un estudio liderado por Kurt T. Barnhart, de la Universidad de Pennsylvania y publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense.

“Los hallazgos sugieren que el tratamiento puede adaptarse a los deseos y necesidades de cada paciente individual”, afirmó la autora del estudio Esther Eisenberg.

Hasta el momento, se habían realizado pocas investigaciones sobre el tratamiento más eficaz para el embarazo de ubicación desconocida. Las opciones de tratamiento incluyen el fármaco metotrexato, el raspado del revestimiento uterino o la observación cercana de la paciente y un tratamiento previo a menos que se presenten síntomas.

En el estudio se involucró a 253 pacientes y se identificó que aquellas que recibieron metotrexato, con o sin raspado, se recuperaron más rápidamente, sin necesidad de tratamiento adicional, en comparación con las del grupo de manejo expectante (observación de cerca). Del total, 5 pacientes se sometieron a cirugía por embarazo ectópico: 2 en el grupo de manejo expectante, 2 que se sometieron a raspado y una tratada con metotrexato.

Las pacientes fueron aleatorizadas para recibir tratamiento expectante, raspado uterino seguida de metotrexato, si fuera necesario, o dos dosis de metotrexato solo. Generalmente, la evacuación uterina se realiza para identificar la ubicación del embarazo no viable. Si no se encuentran células placentarias en el útero, entonces el embarazo es ectópico y se puede administrar metotrexato.

Tratamientos en los embarazos de ubicación desconocida

Al dar a elegir a las pacientes qué tratamiento optar, el 27 % declinó el manejo expectante, el 48 % en raspado y el 42 % declinó el régimen de dos dosis. En comparación con las pacientes asignadas al azar a un tratamiento de observación, las pacientes de los otros grupos tenían más probabilidades de lograr la resolución del embarazo sin la necesidad de un tratamiento adicional.

Aquellas asignadas al azar para recibir dos dosis de metotrexato tenían un poco más de probabilidad de lograr la resolución del embarazo sin tratamiento adicional que las del grupo de evacuación uterina (casi el 55 % frente a aproximadamente el 48 %). El sangrado vaginal fue el evento adverso más común en los tres grupos, que va desde aproximadamente el 44 % hasta casi el 53 %.

Fuente: National Institutes of Health (NIH)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias