Qué riesgos implica la depilación genital

Qué riesgos implica la depilación genital

La depilación genital es una práctica cada vez más recurrente que puede implicar riesgos para la salud y el aumento de contraer distintas enfermedades.

Un estudio publicado en 2016 por la revista Sexually Transmitted Infections, del British Medical Journal, concluyó en que la depilación del vello púbico está íntimamente relacionada con el aumento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y que este riesgo aumenta directamente entre aquellas personas que se depilan con mayor frecuencia e intensidad.

La depilación extrema se mantiene a diario sólo en algunos casos, sin embargo la gran mayoría de las mujeres lo hace con una periodicidad semanal, quincenal o mensual. E incluso, en algunos casos, se opta por soluciones definitiva como la aplicación de rayo láser.

La doctora Carmen Sala Salmerón, obstetra y especialista de Gine 3 en calidad de vida de la mujer, advierte que la depilación total de la zona genital externa aumenta hasta tres o cuatro veces las probabilidades de contraer una enfermedad de transmisión sexual, como el herpes y el virus del papiloma u otros tipos de infecciones bacterianas.

Desde la ginecología desalientan la práctica de la depilación genital

“La depilación del vello de toda la zona genital, tanto en mujeres como en hombres, no sólo es un hábito social frecuente, sino que cada vez está más extendido entre la población, básicamente en chicas jóvenes, por dos motivos: les resulta más atractivo para ellas mismas o para atraer a sus parejas. Y, segundo porque es más higiénico al ofrecerles una sensación de limpieza mucho mayor”, afirmó la ginecóloga.

En esa misma línea, el estudio de British Medical Journal reflejaba que la práctica de rasurar el vello púbico estaba asociado a un riesgo del 80% de adquirir una infección por contacto piel con piel de la pareja. El 13% de las personas jóvenes que participaron en la encuesta manifestaron que habían padecido al menos una de estas infecciones: herpes, virus del papiloma humano, sífilis, moluscos (bultos), gonorrea, clamidia, VIH o ladilla.

La Sociedad Española de Dermatología y Venereología (AEDV) por su parte, también destaca que esta moda ha provocado un aumento sensible de las enfermedades venéreas, como los condilomas genitales (verrugas de papiloma).

Mientras los hombres suelen usar maquinas eléctricas para depilarse, sin apenas riesgo y dolor, las mujeres se autolesionan frecuentemente haciéndose cortes inapreciables, abrasiones y quemaduras con cuchillas, cremas y ceras, lo que conlleva una gran oportunidad para la proliferación de gérmenes patógenos.

La depilación genital aumenta las probabilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual

Asimismo, está confirmado que la cera también provoca que el folículo quede enquistado y el pelo no atraviese la última capa de la piel, generando foliculitis. “La depilación total de la vulva produce lesiones por fricción al usar pantalones muy ajustados. La piel, desprotegida de todo su vello, se expone sin protección y se deteriora, quedando a merced de virus y bacterias”, argumenta.

Las heridas que se producen encima de la piel, permiten a los microorganismos penetrar con facilidad y crear una infección por hongos, tiñas, estafilococos, bacterias estreptocócicas, verrugas del virus del papiloma, herpes o sífilis. Es por ello que los ginecólogos no recomiendan la depilación, ni total ni parcial.

Fuente: Agencia de Noticias EFE

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias