Qué es la hiperpotasemia y por qué afecta a los pacientes con enfermedades cardiovasculares, renales o diabetes

Qué es la hiperpotasemia y por qué afecta a los pacientes con enfermedades cardiovasculares, renales o diabetes

Una patología definida como exceso de potasio en sangre, que complica la función renal y supone desafíos en pacientes de riesgo. 

La hiperpotasemia es lo que se conoce como el incremento de potasio en sangre, por encima de los niveles recomendados. Se trata de un episodio adverso que afecta al 5,7 de pacientes en España con enfermedad renal crónica (ERC) y al 8,2 % en el caso de aquellas que padecen insuficiencia cardiaca.

Lo peligroso de este trastorno es que puede llegar a provocar el fallecimiento del paciente por arritmia cardiaca según su gravedad y el periodo de detección. Por ello, el control riguroso por parte de los profesionales sanitarios es imprescindible. Además, todos aquellos pacientes que presenten enfermedades renales, cardiovasculares o diabetes, deben cuidar su alimentación a “raja tabla”.

Precaución en la alimentación

El riesgo de desarrollar hiperpotasemia en estas patologías depende de diferentes factores tales como la insuficiencia renal, la edad, la presencia de diabetes o la utilización de fármacos inhibidores del sistema renina angiotensina aldosterona.

El jefe del Servicio de Nefrología e Hipertensión del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Alberto Ortiz, detalla: “Los principales fármacos para proteger el riñón y el corazón son los iSRAA, que tienden a subir el potasio. A su vez, el principal riesgo de sufrir hiperpotasemia es la ERC. Por tanto, si los riñones no eliminan bien el potasio, pero se necesita seguir administrando estos fármacos en el paciente, el problema se agrava”.

Además, advierte sobre el cuidado en la alimentación: “El potasio está presente en los alimentos. Incluso, en alimentos sanos como frutas y verduras. Eliminar el potasio de la dieta no es tan fácil. Incluso, si se consigue no es tan deseable, porque será a expensas de limitar el consumo de productos que están en la base de la pirámide alimentaria que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Además, hay que recordar que el potasio es esencial en la función celular, en promedio el 98 % del contenido corporal de potasio es intracelular y el 2 % es extracelular. Sin embargo, su distribución en los diferentes compartimentos del organismo depende de múltiples factores que influyen sobre todo en su absorción y eliminación e incluyen la función renal y gastrointestinal, la dieta, los fármacos, toma de suplementos dietéticos, el estado de activación neurohormonal, entre otros.

Tratamientos específicos en función de cada paciente y su condición particular

Actualmente, se utilizan distintos fármacos para mejorar la calidad de vida de los pacientes con hiperpotasemia. Sin embargo, “el tratamiento de la hiperpotasemia depende de las circunstancias de cada paciente, la severidad de la misma y la repercusión clínica; particularmente, la repercusión sobre el corazón”, según la cardióloga colega de Ortiz.

“La ERC y la enfermedad cardiaca van muy unidas. Los fármacos que hemos utilizado durante décadas para este problema evitaban que el potasio se adsorbiese en el intestino, pero son bastante mal tolerados, y provocaban episodios de estreñimiento dramático”, advierte por su parte Ortiz.

Fuente: Gaceta Médica

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias