Por qué se producen los ataques de asma y cómo prevenirlos

Por qué se producen los ataques de asma y cómo prevenirlos

El asma es una enfermedad que afecta a los pulmones y la capacidad de respirar normalmente de las personas. Aprender a identificar sus desencadenantes, puede ayudar a prevenir un ataque de asma.

El asma es una enfermedad que afecta a los pulmones, en la cual las vías respiratorias se estrechan e hinchan produciendo una mayor mucosidad. El asma puede causar dificultad en la respiración, tos, opresión en el pecho, silbidos al respirar y falta de aire. Las cifras indican que es una enfermedad que afecta más a la población infantil que a la adulta.

Aunque para algunas personas el asma no supone un riesgo ni interfiere en sus vidas cotidianas, para otras un ataque de asma puede poner en peligro sus vidas. Por ello es importante hacer un seguimiento exhaustivo de la enfermedad y los síntomas, ya que el asma cambia con el paso del tiempo. Si bien no existe una cura definitiva, sí existen tratamientos que logran controlar los síntomas de las personas que padecen ataques de asma.

Dentro de los factores que inciden en la aparición del asma, se la vincula frecuentemente a la predisposición genética y a los factores ambientales. Si un familiar directo tiene asma, la persona tiene más probabilidades de presentarla. La “atopia”, la tendencia genética de presentar una enfermedad alérgica, puede tener un papel significativo en la aparición del asma alérgica. Sin embargo, no todos los casos de asma son casos de asma alérgica.

Hacer revisiones médicas frecuentes ayuda a controlar el asma

Estar expuesto a elementos en el ambiente —como el moho o la humedad, algunos alérgenos como los ácaros del polvo y el humo de tabaco de segunda mano— se ha vinculado a la aparición del asma. La contaminación del aire y la infección viral de los pulmones también pueden causar asma. El asma ocupacional se produce cuando alguien que nunca tuvo asma la presenta porque está expuesto a algo en el trabajo. Esto puede ocurrir si la persona tiene una alergia a algo en el trabajo o si está expuesta a sustancias irritantes como aserrín o productos químicos.

Aunque es difícil prevenir un ataque de asma, ciertos desencadenantes pueden servir como método de prevención. Identificar los desencadenantes específicos de cada persona puede ayudar a estar mejor preparado para el ataque de asma.  

Algunos de los desencadenantes más comunes son:

Otros posibles desencadenantes son las infecciones asociadas a la influenza (o gripe), los resfríos, el virus respiratorio sincicial (VRS), la sinusitis, las alergias, el inhalar algunos químicos y la acidez estomacal. También, el ejercicio físico, algunos medicamentos, inhalar aire frío y seco, y algunos alimentos, aditivos y fragancias también pueden desencadenar un ataque de asma.

Por otro lado, las emociones fuertes pueden causar una respiración muy rápida, llamada hiperventilación, que también puede derivar en un ataque de asma. Para controlarlo, es muy importante que la persona tome los medicamentos correspondientes que le haya asignado su médico, ya sean de alivio rápido o de control a largo plazo y hacer revisiones médicas en forma frecuente.


Fuente: Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias