¿Por qué comemos dulces cuando estamos tristes? ¿Por qué comemos dulces cuando estamos tristes?

¿Por qué comemos dulces cuando estamos tristes?

Cuando no estamos bien de ánimos solemos recurrir a cierto tipo de comida, ¿esto a qué se debe?

Está estudiado y comprobado que nuestras emociones influyen en nuestra forma de alimentarnos. Experimentamos sensación de placer cuando vamos en búsqueda de comida para conseguir bienestar a causa de la liberación de endorfinas y dopamina en el cerebro. Pero, después, esta sensación de "felicidad" desaparece y pueden aparecer los remordimientos y culpa, indica Noel Arguello (MN 3174), especialista en sobrepeso y Obesidad.

¿Es cierto que cuando estamos tristes tendemos a comer dulces?

"Cuando canalizamos nuestra alimentación con la comida tenemos preferencia hacia lo carbograso, es decir, aquellos alimentos que contengan hidratos (sobretodo simples, como el azúcar) y grasas como por ejemplo chocolate, facturas, helado...", señala Arguello.

Cuando canalizamos nuestra alimentación con la comida tenemos preferencia hacia lo carbograso

¿Qué relación hay entre la tristeza y los dulces?

"La relación existente es que los carbohidratos simples liberan serotonina en el cerebro, un químico asociado a los estados de bienestar, felicidad y paz mental", asegura la especialista.

¿Qué se produce en mi cuerpo al ingerir dulces?

Cuando excedemos el consumo de este alimento, corremos el riesgo de que nuestro páncreas no produzca la suficiente insulina para realizar el “traslado” de esa glucosa y transformarla en energía.

Con el tiempo, esto puede generar un incremento en la cantidad de grasa del cuerpo, un deterioro en el funcionamiento del páncreas y presentar alteraciones metabólicas como prediabetes o diabetes, esteatosis hepática, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, hipertensión arterial, entre otras complicaciones.

Los carbohidratos simples liberan serotonina en el cerebro, un químico asociado a los estados de bienestar, felicidad y paz mental

Entonces... ¿Qué deberíamos hacer?

"Principalmente, reemplazar esta conducta de alimentarnos a través de las emociones con hacer ejercicio que también nos produce bienestar", aconseja Noel Arguello.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias