¿Para qué se utiliza el láser vaginal ginecológico? ¿Para qué se utiliza el láser vaginal ginecológico?

¿Para qué se utiliza el láser vaginal ginecológico?

La tecnología del láser vaginal es utilizada en el ámbito ginecológico y sirve para tratar distintas afecciones. 

El láser ginecológico se trata de un cabezal que se introduce en la vagina y emite un haz de energía térmica que se va aplicando en 360º sobre toda la superficie de la vagina. Dentro del ámbito ginecológico, es utilizado para el favorecimiento del riego sanguíneo y para aumentar la producción de nuevo colágeno y el grosor de la pared vaginal.

Se trata de una solución efectiva que se realiza en forma ambulatoria, que alivia, reduce o acaba con los síntomas relacionados con la falta de estrógenos, como la sequedad vaginal, los picores y la sensación de ardor, las molestias al orinar o en las relaciones sexuales, entre otras.

Durante la edad fértil, los estrógenos, la principal hormona sexual femenina, mantienen la flexibilidad y la lubricación de la pared vaginal. Desde la primera hasta la última menstruación, la salud vaginal está preservada por estas hormonas, responsables del mantenimiento, de la flexibilidad, la lubricación y el correcto funcionamiento vulvovaginal.

Las sesiones con láser vaginal suelen durar entre 10 y 15 minutos

Muchas veces, sucede que las mujeres dejan de tener estrógenos en circunstancias como el embarazo, el parto, la lactancia, la menopausia o incluso en pacientes tratadas con quimioterapia o radioterapia.

En esas circunstancias, todos los órganos protegidos por los estrógenos, como la vagina y la vulva, sufren una desprotección que puede derivar en distintos síntomas y molestias agravándose con el tiempo.

¿Cómo se utiliza el láser vaginal ginecológico?

El láser en ginecología permite tratar la mucosa vaginal y sus paredes, la laxitud de dichas paredes, la sequedad vaginal, la uretra, la incontinencia urinaria, corregir los labios menores más largos y extensos de lo normal y la melanosis vulvar, entre otras patologías.

Mediante minúsculos impactos de energía térmica, el láser ginecológico favorece la producción de colágeno de alta calidad, aumenta el grosor de la mucosa y la elasticidad e hidratación del tejido vulvovaginal. Además, mejora la lubricación deficiente y reduce la sequedad vaginal, mejora la tonicidad del suelo pélvico y ayuda a las incontinencias urinarias.

Otro de las cualidades del láser, es eliminar verrugas vulvares, producidas por al HPV, y cicatrices después de cesáreas y/o episiotomías.

La sesión de láser vaginal puede durar, como máximo, entre 10 y 15 minutos, se realiza en la consulta -no en quirófano- y, tras la sesión, las pacientes pueden continuar de inmediato con su vida habitual.

Fuente: Women's Barcelona

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias