Pancreatitis: qué es y cuáles son sus síntomas

Pancreatitis: qué es y cuáles son sus síntomas

La pancreatitis es la inflamación del páncreas que afecta al abdomen y produce vómitos, náuseas y dolor. ¿Qué la produce y cuáles son sus síntomas? 

La pancreatitis se trata de una enfermedad inflamatoria benigna del páncreas que puede darse de manera aguda o crónica. Por un lado, la pancreatitis aguda consiste en la inflamación súbita y autolimitada del páncreas y se debe frecuentemente a cálculos biliares o a la ingesta abusiva de alcohol. Aparece de manera repentina como dolor epigástrico intenso, en la parte superior del abdomen, y en muchas ocasiones se acompaña por vómitos.

Por otro lado, la pancreatitis crónica se caracteriza por un proceso de inflamación pancreática persistente cuyo resultado final es la fibrosis y la atrofia del órgano. Los factores de riesgo más frecuente son el abuso de alcohol y de tabaco, aunque otras causas como trastornos genéticos o autoinmunes pueden llegar a incidir. El síntoma más frecuente es el dolor abdominal en cinturón, irradiado hacia la espalda.

La pancreatitis está asociada al consumo excesivo de alcohol

Cómo detectar la pancreatitis

La pancreatitis aguda suele estar acompañarse de náuseas, vómitos e intolerancia a la ingesta oral y en los casos de infección de los conductos biliares suele aparecer fiebre. Cuando la pancreatitis es leve, el dolor cede en pocos días. Sin embargo, en otras ocasiones el paciente evoluciona mal y puede tener un fallo de diversos órganos como los riñones, pulmones, o el sistema vascular. También puede haber complicaciones locales como son colecciones (abscesos) abdominales que causen dolor o se infecten y provoquen fiebre en el paciente.

En la pancreatitis crónica el dolor abdominal es el síntoma más frecuente y más incapacitante, que puede ser continuo, intermitente o convertirse en una pancreatitis recurrente. El dolor se localiza en epigastrio y se irradia en forma de cinturón. La diarrea crónica y un peso bajo son síntomas característicos y son consecuencia de la pérdida de la función pancreática exocrina. La diabetes mellitus, por ejemplo, aparece en fases tardías.

El dolor de la pancreatitis puede verse desplazado hacia la espalda

Riesgos de la pancreatitis y tratamiento

Las complicaciones más frecuentes incluyen la malnutrición, la osteoporosis, la ictericia obstructiva, la ascitis pancreática, los pseudoquistes pancreáticos y sus complicaciones derivadas como dolor, infección, fístula, ruptura, hemorragia, trombosis, compresión de otros órganos, etc. En algunas ocasiones, la pancreatitis crónica puede permanecer asintomática.

Aunque no existen fármacos específicos para curar la pancreatitis, sí distintas herramientas y medidas para mejorar la evolución de la enfermedad. Esto consiste, principalmente, en que el paciente permanezca en ayunas para permitir el descanso del páncreas, administrar abundante hidratación endovenosa y asimismo tratar el dolor con fármacos analgésicos. En los casos más graves se proporcionan tratamientos específicos según la afectación, como pueden fármacos vasoactivos en casos de shock, antibióticos en caso de fiebre, entre otros.

Fuente: Hospital Clínic Barcelona 

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias