Pacientes con diabetes tipo 2 deberían perder masa grasa, según estudio

Pacientes con diabetes tipo 2 deberían perder masa grasa, según estudio

Un nuevo estudio sugiere que hay que hacer énfasis en la pérdida del peso enfocada en la masa grasa y no la masa magra, de pacientes con diabetes tipo 2.

Según un nuevo estudio dirigido por investigadores de UT Southwestern, publicado en Circulation, la reducción del nivel de grasa corporal y el tamaño de la cintura están directamente relacionados con un menor riesgo de insuficiencia cardíaca en pacientes con diabetes tipo 2. Los hallazgos sugieren que toda la pérdida de peso no es igual cuando se trata de mitigar el riesgo de enfermedad cardíaca.

La carga de la diabetes está aumentando, y se estima que 700 millones de adultos en todo el mundo tendrán esta enfermedad para el año 2045. La gran mayoría de los casos son diabetes tipo 2, caracterizada por la resistencia a la insulina y el doble riesgo de sufrir eventos cardiovasculares como la insuficiencia cardíaca y los ataques cardíacos.

El sobrepeso y la obesidad son dos factores de riesgo importantes tanto para la diabetes tipo 2 como para las enfermedades cardíacas, y frecuentemente se aconseja a los pacientes que pierdan peso para reducir la probabilidad de desarrollar ambas afecciones. Sin embargo, no todas las pérdidas de peso son iguales, explica Ambarish Pandey, uno de los autores principales del estudio.

La investigación fue enfocada en pacientes con diabetes de tipo 2

"Durante mucho tiempo hemos aconsejado a los pacientes que reduzcan su índice de masa corporal al rango 'saludable'. Pero eso no nos dice si un paciente ha perdido 'masa grasa' o 'masa magra', o dónde perdió peso". Por otro lado, el autor resalta que “no sabíamos cómo cada uno de estos factores podría afectar el riesgo de enfermedad cardíaca de los pacientes".

La masa grasa representa la grasa en diferentes partes del cuerpo, mientras que la masa magra es principalmente músculo. De esta forma, comprender la relación entre la enfermedad cardíaca y la composición corporal resulta ser un desafío especial, explica Pandey, porque no ha habido una forma fácil y económica de evaluar la composición corporal hasta el momento.

El estándar de oro para determinar la masa grasa y la masa magra es medirla directamente con herramientas como la absorciometría de rayos X de energía dual, una exploración que es engorrosa, cara y expone a los pacientes a la radiación.

Para ayudar a responder cómo los diferentes tipos de pérdida de peso pueden afectar las enfermedades cardiovasculares, los investigadores utilizaron datos del ensayo Look AHEAD que investigó los efectos de una intervención intensa en el estilo de vida centrada en la pérdida de peso y la actividad física. 

El estudio recopiló información sobre el peso, la composición corporal y la circunferencia de la cintura de los voluntarios al inicio del estudio y nuevamente uno y cuatro años después. También realizó un seguimiento de la incidencia de insuficiencia cardíaca en este grupo durante un período de 12 años.

El estudio sugiere la pérdida de la masa grasa

El ensayo Look AHEAD determinó la composición corporal con DXA. Pero Pandey y sus colegas utilizaron una nueva ecuación que incorpora la edad, el sexo, la etnia, la altura, el peso corporal y la circunferencia de la cintura para estimar los resultados de producción de masa grasa y magra que coincidían estrechamente con los de las exploraciones DXA.

Entre los 5.103 participantes del ensayo Look AHEAD, 257 desarrollaron insuficiencia cardíaca durante el período de seguimiento. Los investigadores llegaron a la conclusión de que a medida que los voluntarios reducían su masa grasa y la circunferencia de la cintura, las posibilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca disminuían notablemente.

Asimismo, la disminución en la circunferencia de la cintura redujo significativamente el riesgo de insuficiencia cardíaca con fracción de inyección conservada, pero no insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida. Sin embargo, una disminución de la masa magra no cambió en absoluto el riesgo de insuficiencia cardíaca.

Estos hallazgos brindaron información importante, afirma Kershaw Patel, autor del estudio:

"Demostramos que las reducciones en parámetros específicos de la composición corporal, no en todos, están relacionados con la insuficiencia cardíaca".

Sin embargo, aún se necesitan más estudios para determinar si reducir la grasa y retener o aumentar la masa muscular puede ser más efectivo para disminuir el riesgo de insuficiencia cardíaca. Por el momento, pacientes pueden beneficiarse de la incorporación de estrategias para lograr este objetivo, como el entrenamiento de resistencia, en sus esfuerzos por perder peso.

Fuente: IntraMedicina

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias