Niksen: los beneficios de no hacer nada

Niksen: los beneficios de no hacer nada

Frente a la sobreocupación y el estrés, los holandeses proponen el niksen.

La palabra niksen proviene de ‘niks’ que en holandés significa ‘nada’, y es que esta tendencia se basa en eso, en el arte de no hacer nada. Si bien hace siglos para los holandeses aquellos que se rendían al niksing —esto es, a no hacer nada útil— eran tachados de vagos e inútiles, en la actualidad, inmersos en una vida acelerada que nos arrasa física y emocionalmente, el término está resurgiendo cargado de connotaciones positivas.

No se trata de estar tumbado a la bartola así sin más, sino que se trata de un estado de inactividad consciente, un dejar de ‘hacer’ para empezar a ‘ser’. El niksen contrarresta la cultura de estar siempre activo, y pretende reducir el estrés y mejorar la creatividad y la productividad

Este estilo de vida aboga por pararse un rato cada día e invertir las energías en, por ejemplo, mirar por la ventana de manera despreocupada o colocarse en la postura de yoga Savasana –que es tumbado boca arriba simplemente respirando–. Según explica Annette Lavrijsen en su libro ‘Niksen: el arte neerlandés de no hacer nada’, adoptar esta filosofía en el día a día es fácil y esencial para cuidar de nosotros mismos.

La palabra niksen proviene de ‘niks’ que en holandés significa ‘nada’

Todo esto va en contraposición a la cultura del estar siempre activo y apuesta por ponerse a uno mismo como prioridad, alejándose de la vorágine del estrés y del trabajo para poder mejorar cada día consiguiendo un equilibrio beneficioso y necesario.

Beneficios del niksen en la ajetreada vida diaria

Pero sacar algo de tiempo cada día para no hacer nada tiene beneficios para la salud. Según Annette Lavrijsen, practicar el método niksen nos puede servir para relajarnos, combatir el estrés, reajustar las prioridades, así como para impulsar la creatividad, la productividad y mejorar el estado de ánimo.

“Cuando nos habituamos a tomarnos un momento para descansar, aumentan las probabilidades de convertirnos en personas más felices, padres más relajados, trabajadores más eficientes y mejores amigos”, explica la autora.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias