Mucosidad: ¿barrera de defensa o fuente de contagio para el covid-19?

Mucosidad: ¿barrera de defensa o fuente de contagio para el covid-19?

La mucosidad es algo completamente normal en las personas. Aunque pueda resultar molesta e incómoda, actúa como método de barrera ante determinadas enfermedades e infecciones. Sin embargo, también puede transmitir virus y ser fuente de contagio.

Pocos síntomas suelen ser tan molestos como la mucosidad nasal constante. Dificulta la respiración, aumenta la congestión nasal y muchas veces suele interrumpir actividades diarias como el descansar adecuadamente. Además, se le suma otro síntoma: podría ser señal de covid-19.

“El exceso de moco no es el síntoma más común de covid-19, pero algunas personas que la sufren presentan congestión y secreción nasal”, afirmó Jessica Kramer, profesora de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Utah (EEUU). Como recuerda la Organización Mundial de la Salud (OMS), los síntomas más habituales de esta enfermedad son la fiebre, la tos seca y el cansancio, pero ahora incluso hay que estar a alerta frente a la mucosidad.

Asimismo, la OMS afirma que también hay pacientes con otros síntomas menos frecuentes como la congestión nasal, el dolor de cabeza o el dolor de garganta. A los pocos días de que el organismo declaró oficialmente la pandemia, Kramer y su equipo decidieron investigar qué papel tenían los mocos en la transmisión del virus.

La mucosidad, en menor medida frente a otros síntomas, podría llegar a ser síntoma de covid-19

Por un lado, el moco cumple la función como primer elemento con el que se encuentra el coronavirus cuando accede al organismo, es decir, la primera línea de defensa. "El virus primero debe atravesar el moco para entrar en las células y reproducirse. La mayoría de los coronavirus tienen la capacidad de unirse directamente a él a nivel molecular para adherirse”, explicó Kramer.

Además, “El incremento de la mucosidad en una persona infectada por coronavirus forma parte del sistema defensivo activado por su organismo”, indicó Juan Maza Solano miembro de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Por otro lado, la segunda función que se le encuentra a la mucosidad tiene que ver con la transmisión del SARS-CoV2. Cuando una persona contagiada tose, estornuda o habla puede expulsar pequeñas gotas de moco en el aire. “Estas gotitas están cargadas de virus”, dijo la científica. Por eso es importante el uso de mascarillas para prevenir la infección.

En estos momentos, Kramer y su equipo estudian cómo las diferentes formas de mucosidad según cada persona afectan a la capacidad de los coronavirus de sobrevivir en las gotas, en las superficies o de penetrar en nuestras células.

"Cuando una persona contagiada tose, estornuda o habla puede expulsar pequeñas gotas de moco en el aire, que están cargadas de virus"

“Es importante remarcar la diferencia de que, aunque el moco participa en la defensa frente a la infección por el coronavirus, las microgotas de la tos y los estornudos, o la impregnación de moco y saliva infectada sobre una superficie pueden ejercer un mecanismo de vectorización para la transmisión del covid-19”, remarcó Maza Solano.

Para prevenirlo, además del uso de mascarillas o tapabocas, es fundamental el lavado de manos frecuente, algo que llevan décadas recomendando las autoridades sanitarias para prevenir otras infecciones víricas como el catarro común o la gripe.

Fuente: Agencia de Noticias SiNC

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias