Mejorar el estigma de personas con trastornos mentales y/o adicción con el uso “cuidado” del lenguaje

Mejorar el estigma de personas con trastornos mentales y/o adicción con el uso “cuidado” del lenguaje

Expertos en salud mental analizan si utilizar un lenguaje más cuidado y apropiado puede hacer la diferencia en personas con trastornos mentales y/o adicción para su estigma. 

En un artículo publicado en Neuropsychopharmacology, los expertos de los National Institutes of Health (NIH) de los Estados Unidos abordan cómo el uso del lenguaje “cuidado” para describir las enfermedades mentales y la adicción puede ayudar a reducir el estigma y mejorar la forma en que se trata a las personas con estas afecciones.

El estigma tiene que ver con actitudes negativas y despectivas hacia las personas, produciendo una barrera para buscar tratamiento para enfermedades mentales o trastornos por uso de sustancias por la propia exclusión que les genera el estigma social.

Estigma social en personas con trastornos mentales

Actualmente, se estima que un 35 % de las personas con enfermedades mentales graves en los EE. UU. no recibe tratamiento, y una cifra más alarmante indica que casi el 90 % de las personas con trastornos por uso de sustancias tampoco lo reciben.

Los autores de este trabajo señalan la evidencia de que el sesgo relacionado con el estigma entre los médicos puede contribuir a una mentalidad reacia al tratamiento y conducir a una atención clínica deficiente, incluida la falta de implementación de métodos de tratamiento probados.

Además, cuando una persona con una enfermedad mental o un trastorno por consumo de sustancias continúa experimentando el estigma, puede comenzar a internalizarlo. Conocido como "autoestigma", puede convertirse en una fuente continua de angustia aumentando los síntomas y creando más barreras para un tratamiento exitoso.

Por el contrario, los esfuerzos para reducir el estigma pueden reducir la carga psicológica que impone a las personas y pueden ser un componente importante para eliminar las barreras a la atención.

El uso de un lenguaje más apropiado podría ser fundamental para el tratamiento de los pacientes

Los autores destacan numerosos estudios que muestran que el uso de lenguaje y términos científicamente precisos que centralizan la experiencia de los pacientes con enfermedades mentales y trastornos por uso de sustancias, es un componente clave para reducir el estigma.

Se trata de un cambio en el lenguaje, más “cuidado”, crucial para movilizar recursos hacia los servicios de salud mental y adicción y erosionar los prejuicios que impiden que las personas que necesitan esos servicios los busquen o los reciban. Aunque el estigma es difícil de eliminar, sostienen que cambiar el lenguaje puede marcar una diferencia significativa.

Fuente: National Institutes of Health (NIH)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias