Los “corazones rotos” podrían tener consecuencias negativas en la salud física y mental Los “corazones rotos” podrían tener consecuencias negativas en la salud física y mental

Los “corazones rotos” podrían tener consecuencias negativas en la salud física y mental

Un nuevo estudio es el primero en demostrar que los niveles más altos de conflicto, dentro de la pareja, predicen una peor salud mental independientemente de otros factores.

Pasar por un divorcio, o ruptura amorosa, puede resultar una situación extremadamente desafiante. Hasta el momento, las investigaciones científicas realizadas han destacado algunos de los efectos adversos que pueden manifestar las personas divorciados o separadas. Un estudio reciente, publicado en la revista de acceso abierto Frontiers in Psychology, es el primero en examinar minuciosamente los impactos en la salud inmediatamente después de una ruptura.

El estudio encontró que la salud mental y física de las personas separadas recientes era peor que la de la población de origen y que cuanto más altos eran los niveles de conflicto, a estas personas les predecía una peor salud mental, independientemente de otros factores.

Comprender estos efectos podría ayudar a los investigadores a diseñar intervenciones que ayuden a las personas divorciadas o separadas a recuperarse y evitar repercusiones a largo plazo.

El proceso de separación puede tener impacto en la salud física y mental de las personas

En el estudio, los científicos examinaron los efectos físicos y mentales del divorcio, pero pueden haber perdido la oportunidad de caracterizar con precisión estos efectos hasta el momento. El divorcio es, por lo general, un proceso prolongado en el que en muchos países requiere un período de separación antes de que las parejas puedan solicitar el mismo divorcio. Sin embargo, una separación prolongada puede permitir que las heridas psicológicas se curen y evaluar a las personas separadas después de ese período puede subestimar su impacto.

"Los estudios anteriores no han investigado los efectos del divorcio sin que se produzcan largos períodos de separación antes del divorcio", dijo el profesor Gert Hald, de la Universidad de Copenhague en Dinamarca.

"Pudimos estudiar a los divorciados, aquellos a los que se les había concedido un divorcio llamado 'inmediato' en Dinamarca y, en promedio, estos divorciados obtuvieron el divorcio dentro de los 5 días de haberlo solicitado".

Esto permitió a los investigadores, en conjunto con el Dr. Soren Sander de la Universidad de Copenhague, obtener datos en "tiempo real" sobre 1.856 divorciados muy recientes, que completaron cuestionarios sobre sus antecedentes, salud y divorcio.

En este sentido, los resultados del estudio develaron que un divorcio reciente tiene un costo emocional y físico alto: "La salud mental y física de los divorciados fue significativamente peor que la población de antecedentes comparativos inmediatamente después del divorcio", afirmó Sander.

Sin embargo, de los datos surgieron algunas tendencias interesantes. Por ejemplo, entre los hombres, ganar más y ser más joven predijo una mejor salud física, mientras que tener más hijos, tener una nueva pareja e incluso tener más divorcios previos se asoció con una mejor salud mental.

Por su parte, entre las mujeres el hecho de ganar más dinero, tener una nueva pareja y tener menos divorcios previos se asoció con una mejor salud física, mientras que iniciar el divorcio y tener una nueva pareja predijo una mejor salud mental.

A pesar de esto, el factor determinante que tuvo una gran influencia en las parejas divorciadas o separadas fue el conflicto. "En todos los géneros, se encontró que los niveles más altos de conflicto de divorcio predicen una peor salud mental, incluso cuando se tienen en cuenta otras variables sociodemográficas y características del divorcio", dijo Sander.

El divorcio tendría impacto negativo en la salud física y mental

La pregunta que surge, luego de analizar los datos es: ¿Cómo pueden los hallazgos ayudar a las personas a transitar por un divorcio o separación, manteniendo la buena salud?

Las intervenciones focalizadas en las primeras etapas del proceso pueden ser la clave, aseguraron los científicos. “Necesitamos intervenciones basadas en evidencia que puedan ayudar a los divorciados inmediatamente después del divorcio”, explicó uno de los autores.

"Estos podrían incluir intervenciones cara a cara o digitales que están diseñadas para reducir los efectos adversos específicos del divorcio en la salud física y mental. Esto no solo sería beneficioso para los divorciados, sino que también podría ahorrar dinero al contrarrestar los impactos negativos del divorcio, sobre la productividad en el lugar de trabajo, los días de enfermedad, las visitas al médico y el uso de las instalaciones sanitarias".

En otro estudio reciente, los investigadores desarrollaron una solución digital en línea llamada 'Cooperación después del divorcio' que ayuda a las personas divorciadas o separadas a reducir significativamente estos efectos adversos en la salud física y mental. Se espera que los resultados de este último estudio les ayudarán a perfeccionar dichos enfoques en el futuro”.

Los hallazgos generales subrayan la relevancia de brindar intervenciones de divorcio a las personas separadas antes de su divorcio, con el objetivo de mejorar la calidad de vida relacionada con la salud.

Fuente: When Love Hurts Mental and Physical Health Among Recently Divorced Danes en IntraMedicina

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias