Linfedema: una enfermedad que va más allá de los pacientes oncológicos

Linfedema: una enfermedad que va más allá de los pacientes oncológicos

Se trata de una enfermedad que aumenta el volumen de cualquier parte del cuerpo por el que pase el sistema linfático y puede desencadenar una grave infección.

El linfedema es una enfermedad que afecta entre 140 y 250 millones de personas en todo el mundo, pero de la que se tiene un “mal conocimiento”, señala Paloma Domingo, fisioterapeuta, fundadora y vicepresidenta de la Asociación Española de Linfedema (AEL).

El sistema linfático es el responsable de la aparición o no de esta enfermedad, una red de órganos, vasos sanguíneos, conductos y ganglios linfáticos, encargada de la limpieza de los deshechos celulares.

Si este sistema falla o se daña, la conexión entre los componentes de la red se rompe, colapsándose y dejando de funcionar de forma eficaz. Es entonces cuando aparece el linfedema.

El linfedema suele darse, mayoritariamente, en aquellos pacientes oncológicos que han sido intervenidos o a los que se les ha dado radioterapia

Aunque no tiene cura, un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado pueden llegar a revertir la patología en muchos casos, dándole al paciente la oportunidad de normalizar su vida.

El linfedema suele darse, mayoritariamente y según detalla Domingo, en aquellos pacientes oncológicos que han sido intervenidos o a los que se les ha dado radioterapia: "Al hacer la cirugía, la mayoría de las veces, tienen que quitar los ganglios, que forman parte del sistema linfático. Y, una vez que los quitan, nuestras carreteras están en el sistema, pero los peajes no existen". 

El linfedema también pueden sufrirlo personas por motivos hormonales o, incluso, hereditarios

Sin embargo, también pueden sufrirlo otras personas por motivos hormonales o, incluso, hereditarios, y se pueden desarrollar en cualquier momento y etapa de la vida, según la experta.

Y más allá de los pacientes oncológicos, también se pueden dar en caso de accidente, por ejemplo, de tráfico y que se produzca una lesión en los propios vasos.

En palabras de la fundadora de AEL, al tratarse de un daño producido por la extirpación de una serie de ganglios o por la radiación del tratamiento, los profesionales pueden precaver la aparición de la patología con un tratamiento precoz.

Fuente: EFE

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias