La importancia del uso de tapabocas para detener la pandemia La importancia del uso de tapabocas para detener la pandemia

La importancia del uso de tapabocas para detener la pandemia

Una revisión de estudios hecha por Investigadores de la Universidad Nacional de Singapur, señala la importancia y efectividad del uso de tapabocas frente al covid-19. Según los resultados, la pandemia se podría parar si al menos el 70% de la población utilizara en público tapabocas eficientes.

El uso de los distintos tipos de tapabocas o mascarillas, ya sean del tipo sanitarias, quirúrgicas, higiénicas e incluso improvisadas con telas domésticas, han desempeñado un papel fundamental en la reducción de la transmisión del SARS-CoV-2, así como en la gravedad de la misma.

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Singapur se propuso revisar las investigaciones publicadas hasta la fecha sobre cómo filtran o bloquean el coronavirus las máscaras faciales. Su review se presenta en la revista Physics of Fluids.

“El uso de tapabocas eficientes, como los quirúrgicos, podría conducir a la erradicación de la pandemia si al menos el 70% de la población los usara en público de forma constante”, indica Sanjay Kumar, uno de los autores del estudio. “Incluso las mascarillas de tela menos eficientes también podrían retrasar la propagación si se usan de manera constante”.

A pesar de que la población conoce cuáles son los tapabocas más efectivos, sobre todo a la hora de filtrar las gotitas más pequeñas, factores como el precio, la comodidad o el diseño inciden en la decisión sobre cuál utilizar.

Tapabocas quirúrgicos

“Para atrapar eficazmente las gotitas, los filtros de la mascarilla deben contener poros microscópicos; sin embargo, los poros de tamaño minúsculo impiden la ventilación del aire, lo que crea una situación incómoda para el usuario”, explica el estudio.

Asimismo, un aspecto clave de la función de los tapabocas está relacionado con el tamaño de las gotitas de líquido expulsadas por la nariz y la boca cuando una persona habla, canta, estornuda, tose o incluso simplemente respira. Las más grandes, con tamaños de entre 5 y 10 micras, son las más comunes. Sin embargo, estas gotitas aún son bastante pequeñas si se las compara con un cabello humano que aproximadamente tiene 70 micras de diámetro.

Incluso las gotitas más diminutas, las de menos de 5 micras (aunque los expertos no se ponen de acuerdo dónde establecer el límite), son posiblemente las más peligrosas. Estas pueden convertirse en aerosol y permanecer suspendidas en el aire durante períodos prolongados. Entre los muchos tipos de mascarillas, sólo las N95 pueden filtrarlas.

También se menciona que hay algunas preocupaciones ambientales asociadas con las mascarillas de un solo uso. Algunas de estas, hechas de capas de plástico, pueden no biodegradarse, creando una carga masiva para el medioambiente. Para validar cada tipo de mascarilla, la ciencia ha tratado de determinar la eficacia de la filtración y el índice de fuga de la mascarilla. Son cada vez más numerosos los métodos numéricos basados en la dinámica del flujo de fluidos para evaluar este aspecto.

Tras revisar la documentación publicada, los investigadores consideran que queda mucho por mejorar en cuanto a los tipos de tapabocas. Según sus conclusiones, no se ha tenido lo suficientemente en cuenta cómo son los efectos secundarios en el cuerpo humano, por ejemplo sobre cómo reaccionan los pulmones ante la resistencia que oponen las mascarillas durante un uso prolongado.

El uso de tapabocas puede disminuir el impacto del virus covid-19

“Podría haber alguna relación entre la resistencia a la respiración y la resistencia al flujo de la mascarilla facial, que deberá estudiarse en intervalos de tiempo mientras se usa”, consideró Heow Pueh Lee, otro de los autores y subdirector del Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Nacional de Singapur.

“Además, las condiciones ambientales en el espacio compartimental dentro de la mascarilla se podrán cuantificar con mayor precisión utilizando sensores miniaturizados y desarrollando réplicas de humanos para estos estudios”, apuntó el investigador.

Fuente: Agencia de Noticias SiNC

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias