La estrategia de la OMS por un futuro sin cáncer de cuello uterino La estrategia de la OMS por un futuro sin cáncer de cuello uterino

La estrategia de la OMS por un futuro sin cáncer de cuello uterino

Una nueva resolución en la Asamble Mundial de la Salud 2020, puso en marcha un plan estratégico con el fin de promover la vacunación, la detección temprana y los tratamientos para el cáncer de cuello de útero. 

La Estrategia Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para acelerar la Eliminación del Cáncer del Cuello Uterino, se basa en tres pilares fundamentales: la vacunación, la detección temprana y el tratamiento. La aplicación con éxito de estos tres puntos, podría llevar a una reducción de más del 40% de los nuevos casos de la enfermedad y evitar 5 millones de muertes relacionadas con ella para el año 2050, según estimaciones de la OMS.

El evento que realizó hace días la OMS constituye un hito histórico, ya que por primera vez 194 países se comprometen a eliminar un cáncer, como resultado de la adopción de una resolución en la Asamblea Mundial de la Salud de este año.

Para el año 2030, se esperan que puedan completarse distintas medidas y planes específicos en todos los países tales como: que el 90% de las niñas estén totalmente vacunadas antes de cumplir los 15 años con la vacuna contra el virus del papiloma humano; que el 70% de las mujeres sean examinadas antes de los 35 y nuevamente antes de los 45 años mediante una prueba de alta precisión; y por último, que el 90% de las mujeres diagnosticadas con cáncer del cuello uterino reciban el tratamiento correspondiente.

Vacuna contra el virus del papiloma humano

En dicha estrategia, también se destaca que la inversión para alcanzar esas metas puede generar considerables beneficios económicos y sociales. Esto es así, ya que se estima que por cada dólar que se invierta en la estrategia hasta el año 2050 y más, volverán a la economía US$ 3,20 en retribución gracias al aumento de la participación de más mujeres en la fuerza de trabajo.

“La eliminación de un cáncer habría parecido un sueño imposible hace un tiempo, pero ahora disponemos de herramientas con costo beneficio eficaz, y basadas en datos científicos que pueden hacer realidad ese sueño”, afirmó el Director General de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “No obstante, solo podremos eliminar el cáncer del cuello uterino como problema de salud pública si aunamos el poder de las herramientas que tenemos con la determinación implacable de ampliar su uso a nivel mundial”.

El cáncer del cuello uterino es una enfermedad que se puede prevenir. También se puede curar en aquellos casos que se detecte a tiempo y se realice su tratamiento. Sin embargo, esta enfermedad representa al cuarto cáncer más común entre las mujeres de todo el mundo. Por ende, si no se adoptan medidas adicionales a nivel mundial, se prevé que la cifra anual de nuevos casos de cáncer del cuello uterino aumente de 570.000 a 700.000 entre 2018 y 2030, y que la cifra anual de muertes aumente de 311.000 a 400.000.

La incidencia de este cáncer es casi el doble en los países de ingresos bajos y medianos, y sus tasas de mortalidad son tres veces superiores a las de los países de ingresos altos.

“La elevada carga de mortalidad asociada al cáncer del cuello uterino es consecuencia de decenios de falta de atención por parte de la comunidad sanitaria mundial. No obstante, eso es algo que puede cambiar”, comentó la Subdirectora General de la OMS, la Dra. Princess Nothemba (Nono) Simelela.

El cáncer de cuello de útero es tratable si se detecta a tiempo

“Algunos avances esenciales en este sentido son la disponibilidad de vacunas profilácticas; los enfoques de bajo costo para la detección y el tratamiento de los precursores del cáncer del cuello uterino; y métodos novedosos de formación quirúrgica. El compromiso compartido por los países de todo el mundo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sin dejar a nadie atrás, está abriendo un nuevo camino para acabar con el cáncer del cuello uterino”.

En este sentido, si bien el lanzamiento de la estrategia ya está en marcha, actualmente encuentra distintas dificultades debidas a la pandemia causada por el covid-19. Dicha pandemia, ha creado obstáculos para la prevención de las muertes por cáncer, así como también el acceso a los servicios de vacunación, detección y tratamiento. Asimismo, el cierre de fronteras, que ha reducido la disponibilidad de suministros e impedido la circulación de ingenieros biomédicos cualificados para ocuparse de las tareas de mantenimiento del equipo; también diferentes impedimentos para que las mujeres de zonas rurales viajen a los centros de envío de pacientes para recibir tratamiento; y el cierre de escuelas, que interrumpe los programas de vacunación en las escuelas.

A pesar de ello, la OMS insta a todos los países a que, en la medida de lo posible, velen por que la vacunación, la detección y el tratamiento puedan continuar en condiciones de seguridad, con todas las precauciones necesarias. 

“La lucha contra el cáncer del cuello uterino es también una lucha por los derechos de la mujer: el sufrimiento innecesario causado por esta enfermedad evitable refleja las injusticias que afectan de manera singular a la salud de la mujer en todo el mundo”, aseguró la Dra. Princess Nothemba Simelela. “Juntos podemos hacer historia al asegurar un futuro sin cáncer del cuello uterino”.

Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias