Inmunoterapia para el tratamiento de cáncer de cabeza y cuello por VPH Inmunoterapia para el tratamiento de cáncer de cabeza y cuello por VPH

Inmunoterapia para el tratamiento de cáncer de cabeza y cuello por VPH

Un nuevo estudio por la Universidad Emory descubre células implicadas en este tipo de cáncer y un posible tratamiento con la inmunoterapia.

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature y llevado a cabo por investigadores en el Centro de Vacunas de Emory, estudió los tumores de cabeza y cuello positivos al virus del papiloma humano (VPH), uno de los cánceres más frecuentes en la actualidad.

El principal hallazgo radica en que los inhibidores de los puntos de control podrían ser excepcionalmente eficaces contra este tipo de cáncer de cabeza y cuello. Además, los resultados indicaron que el enfoque experimental de la vacunación terapéutica contra el cáncer VPH+ podría ampliarse para incluir más elementos del virus. El objetivo así es desencadenar potencialmente una respuesta inmunitaria más amplia y fuerte.

Inmunoterapia para el cáncer por VPH

De manera puntual, durante el estudio los oncólogos Nabil Saba y Mihir Patel, trabajaron con muestras de pacientes con tumores de cabeza y cuello en las primeras fases del tratamiento. El equipo quería saber más sobre los diferentes tipos de células T CD8 o “asesinas” presentes en los cánceres. Las células T CD8 son células inmunitarias especializadas capaces de detectar y matar células infectadas por virus o tumorales, si no están limitadas por señales reguladoras.

El receptor inhibidor PD-1 se expresa en gran medida en las células T CD8 agotadas en las infecciones víricas crónicas y en el cáncer. Asimismo, las células T CD8 PD-1+ son cruciales para mantener las respuestas de las células T CD8 específicas del tumor. La mayoría de los inhibidores de puntos de control disponibles actualmente, como pembrolizumab y nivolumab, bloquean la vía de señalización de PD-1.

“Nuestros resultados muestran que un subconjunto de células T CD8 específicas del VPH en el tumor muestra un sorprendente parecido con las células T CD8 tipo madre que nuestro laboratorio ha definido previamente en modelos de ratón como proliferantes en respuesta al bloqueo de PD-1 “, apunta Andreas Wieland, coautor del estudio.

“Es razonable suponer que estas células proporcionarían de manera similar un estallido proliferativo en respuesta al bloqueo de PD-1 en estos pacientes. Sin embargo, esto queda por comprobar formalmente”, agrega.

Los tumores positivos por VPH suelen tener una respuesta positiva a las formas convencionales de tratamiento, como la radiación y la quimioterapia. El grupo de pacientes estudiado no había recibido ningún tratamiento cuando se obtuvieron las muestras del tumor. Por ello, se vuelve necesario investigar más cómo afectan la radiación y la quimioterapia al número y el fenotipo de las células T del tumor.

“Estos hallazgos mejoran enormemente nuestra comprensión de las respuestas de las células T CD8 en el microambiente del tumor en los cánceres de orofaringe relacionados con el VPH, y probablemente en otros tumores mediados por virus”, afirma el oncólogo Saba.

Y agrega: “Confirma la existencia de los diferentes linajes necesarios para una respuesta antitumoral eficaz de las células T específicas. Aprovechar la respuesta inmunitaria local evitando su posible eliminación precoz por las modalidades terapéuticas tradicionales puede allanar el camino hacia un mejor resultado clínico para los pacientes. Puede tener implicaciones para la mejor manera de incorporar la inmunoterapia en el tratamiento de otros tumores mediados por virus”.

“Ahora tenemos la inclinación de que la incorporación de la terapia inmunológica con el bloqueo de PD-1 antes de la cirugía o la radiación puede beneficiar a los pacientes. Estamos desarrollando activamente estudios de ‘ventana de oportunidad’ para entender esto”, suma por su parte Patel.

Análisis de los tumores y células implicadas

 Así, observando tanto los tumores primarios como los ganglios linfáticos metastásicos, los investigadores pudieron detectar tanto células T CD8 específicas de los tumores, que pueden proliferar en respuesta a los péptidos del VPH, como células más diferenciadas que no proliferan.

En contraste con el número significativo de células T CD8 específicas de los tumores, las células específicas de los tumores aparecieron en una abundancia muy baja en la sangre de los pacientes. Este hecho sugiere que residen preferentemente en los tumores.

El equipo también descubrió que los diferentes subconjuntos de células T CD8 en el microambiente tumoral difieren en su localización, con células tipo madre que residen en nichos distintos dentro del estroma y lejos de las propias células tumorales.

Fuente: ISanidad

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias