Hallan células que evitan que el sistema inmune materno ataque al feto

Hallan células que evitan que el sistema inmune materno ataque al feto

El sistema inmunitario de las mujeres embarazadas puede causar un aborto espontáneo, y ahora un estudio ha identificado un subconjunto de células que podrían impedir que las defensas maternas ataquen a la placenta y al feto.

Un subconjunto de células podrían impedir que el sistema inmune ataque la placenta o el feto durante el embarazo, limitando los abortos espontáneos, que afectan a una cuarta parte de las gestaciones. Este ha sido el hallazgo de un equipo de científicos de la Universidad de California (EE.UU), que ha analizado el papel del sistema inmune en los abortos.

La investigación, que se ha llevado a cabo con pruebas en ratones, podría abrir el camino hacia nuevas terapias para embarazos de riesgo que estén amenazados por el propio sistema inmune de la mujer. Las pruebas se realizaron en un grupo de ratonas embarazadas y se analizaron sus células en busca de unas concretas que expresan el gen regulador autoinmune –AIRE, según sus siglas en inglés–.

Los resultados han sido publicados recientemente en la revista Science Immunology y revelaron que las hembras de ratón embarazadas en las que se eliminó el subconjunto de células AIRE tuvieron el doble de probabilidades de sufrir un aborto espontáneo, y que en muchas de estas gestantes el crecimiento fetal se restringió.

Hallan células que evitan que el sistema inmune materno ataque al feto

“Cuando se está embarazada, el sistema inmunitario ve la placenta por primera vez en décadas, no desde que la madre hizo una placenta, sino cuando ella misma era un feto. Nuestra investigación sugiere que este subconjunto de células inmunitarias lleva a cabo una especie de educación secundaria, a veces muchos años después de que la población más conocida de las células educadoras haya llevado a cabo la educación primaria en el timo, enseñando a las células T a no atacar al feto, la placenta, y otros tejidos implicados en el embarazo”, explica Eva Gillis-Buck, principal autora del estudio.

Según explican los investigadores es importante educar al sistema inmunitario para que no toque a los propios órganos y tejidos, ya que así se podrían prevenir las enfermedades autoinmunes. Sin embargo, el embarazo es un momento diferente, pues es el feto quien expresa proteínas que se encuentran en la placenta, y proteínas cuya genética difiere de la madre.

La principal conclusión que sacan es que un embarazo saludable podría depender de la presencia de estas células AIRE en la mujer. Y es que en el timo –un órgano pequeño que está ubicada en la parte superior del pecho y se encarga de crear glóbulos blancos– las células que expresan AIRE interactúan con otras células inmunitarias de manera temprana y les indican que no deben atacar.

El timo comienza a encogerse hasta casi desaparecer en la edad adulta, pues la mayoría de las células inmunitarias ya están educadas. “Una vez que conozcamos el cableado básico de este sistema de autoeducación, esperamos hacer todo tipo de cosas poderosas, como modificar el plan de estudios para mejorar los resultados del embarazo, prevenir la autoinmunidad, o promover la tolerancia de los órganos trasplantados”, aclara James Gardner otro autor de la investigación.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias