Golpes de calor y embarazo: 3 consejos útiles para cuidar la salud

Golpes de calor y embarazo: 3 consejos útiles para cuidar la salud

Cada mujer puede vivir el curso de su embarazo de maneras completamente diferentes. Y algunas de las variables que influyen en el desarrollo, son el estilo de vida y las condiciones climáticas que se suelen agudizar en el verano. ¿Cómo protegerse de un golpe de calor?

Una de las estaciones que más molestias puede ocasionar a la mujer es el verano. Si bien es una época del año para disfrutar, también hay que maximizar los cuidados, sobre todo durante el curso de un embarazo. El calor acentúa algunas de las incomodidades más habituales como: la fatiga y dolor de cabeza, la disminución de la tensión arterial y problemas de circulación que se derivan en hinchazón de pies y piernas.

Asimismo, las temidas manchas solares. Durante la gestación, la piel se torna más sensible y propensa a las afecciones dermatológicas como las estrías, las rojeces, la dermatitis y el cloasma. El cloasma es una serie de manchas oscuras, desiguales e indefinidas, que surgen en el rostro. Aunque su origen es hereditario y hormonal, uno de sus principales desencadenantes es la exposición solar. Normalmente suele desaparecer tras el parto, pero en algunos casos permanece, por ello es fundamental prevenir y cuidarse para que no aparezcan.

Consejos para cuidar la salud de las mujeres embarazadas:

No exponerse al sol durante las horas centrales del día, aplicar un protector solar de alta protección (SPF 50+) y cubrir la cara y cabeza con sombreros y gafas solares, son las medidas más efectivas para prevenir su aparición.

Usar grandes sombreros es una medida preventiva para la insolación

El exceso de sudoración provocado por el calor estival y la insuficiente toma de líquidos son las causas de la deshidratación. Entre los síntomas más evidentes se encuentran la sed y la sequedad en la boca, los mareos y los dolores de cabeza. En los casos más severos, los vómitos, la sensación de debilidad y la micción de una orina más oscura.

Una deshidratación continuada podría ser perjudicial tanto para la mujer como para el bebé, al conllevar riesgos como infecciones urinarias, estreñimiento, calambres, alteraciones de la placenta y del líquido amniótico y, en los casos más graves, podría contribuir a la aparición de abortos espontáneos o partos prematuros.

Para evitarlo, sólo es necesario beber la suficiente cantidad de agua. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria recomienda a las futuras madres aumentar la ingesta habitual de líquidos, de 2 litros diarios, en unos 300 ml.

La alteración de las hormonas durante el embarazo, sumado al incremento de los niveles de progesterona y estrógenos, hace que la temperatura corporal de las mujeres embarazadas suba de manera natural. Si a esto se le suma el ascenso de las temperaturas externas, el riesgo de golpe de calor aumenta considerablemente.

Protegerse de los efectos que generan las altas temperaturas es fundamental

Factores como las temperaturas extremas, la deshidratación o la alta humedad ambiental pueden desencadenar un golpe de calor en las embarazadas, cuyo sistema de termorregulación se encuentra alterado por la propia gestación.

Así, las principales señales de alerta son el aumento exagerado de la temperatura corporal (más de 40°), los vómitos o la disminución del nivel de conciencia. Los efectos de un golpe de calor no deben tomarse a la ligera ya que, además de interferir en el normal funcionamiento del organismo, puede desencadenar contracciones uterinas capaces de adelantar el parto.

Según un estudio publicado en Environmental Health Perspectives, las temperaturas extremas pueden incrementar el riesgo de parto prematuro. Con sentido común, agua y protección solar se puede lograr minimizar los riesgos de un embarazo y disfrutar por completo el verano.

Fuente: Women’s Salud y Bienestar de la Mujer

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias