Expertos aseguran que se subestimó la protección ocular frente al Covid-19

Expertos aseguran que se subestimó la protección ocular frente al Covid-19

La protección para los ojos se subestima, pero todavía tiene problemas en relación al Covid-19.

Luego de un año del Covid-19, aún continúa la lucha por la infección comunitaria generalizada. Se debate la importancia de los aerosoles frente a las gotitas ya que la mayor parte de la transmisión viral parece ser a través de gotitas cargadas de virus, con el mayor riesgo en entornos abarrotados y con ventilación inadecuada. La proximidad a los infectados presenta el mayor riesgo.

Actualmente, las presuntas modalidades de invasión viral mayor involucran la inhalación o contaminación de las manos de las superficies mucosas, a pesar de estudios en contrario de hace un siglo que muestran la importancia de los ojos como vía de infección por influenza.

Un estudio de observación informó acerca de un efecto protector contra la transmisión del Covid-19 por el uso rutinario de anteojos durante más de 8 h por día. Se planteó la hipótesis de que los anteojos que actúan como una barrera para el contacto ocular ayudarían a prevenir la transmisión del SARS-CoV-2.

El cuidado de los ojos frente al Covid-19

A su vez, se han propuesto, en el último tiempo, máscaras faciales protectoras para los ojos para prevenir la transmisión en la comunidad. Un gran estudio mostró que el 19 % de los trabajadores de la salud se infectaron, a pesar de usar mascarillas quirúrgicas de tres capas, guantes, cubre zapatos y desinfectante con alcohol. Después de la introducción de los protectores faciales, ningún trabajador resultó infectado.

De hecho, en un estudio histórico de 1919, Maxcy usó una solución atomizada de Serratia marcescens como marcador para mostrar que en pacientes adecuadamente enmascarados que tenían los ojos expuestos, las bacterias se podían cultivar fácilmente en la nasofaringe. La superficie ocular y su conexión a través del conducto nasolagrimal permite el acceso de los virus respiratorios al sistema respiratorio, el intestino y la circulación.

Los ojos están ubicados en un punto ventajoso, detectando simultáneamente información de gran ancho de banda, pero también están expuestos al riesgo transmitido por el aire. El área de la superficie ocular, incluidas las estructuras perioculares, es grande en comparación con la superficie de la boca y las fosas nasales y está fácilmente disponible para la deposición de gotas.

Uso de lentes y protección frente al Covid-19

Se ha calculado que esta área es de alrededor de 10.000 mm2, dos órdenes de magnitud mayor que la de las fosas nasales y la boca. La película lagrimal protege la superficie ocular pero también proporciona un vehículo no reconocido para el transporte del virus hacia la nariz. Es probable que la capa de película lagrimal lipídica más superficial atraiga el SARS-CoV-2 por sus propiedades electrostáticas y lipofílicas.

La protección para los ojos se subestima pero es algo que aún hoy tiene problemas. Es posible que varios protectores oculares no excluyan eludir las corrientes de aire, como la capa límite de convección humana.

Además, los protectores pueden obstruir la visión, empañarse, estorbar (especialmente con instrumentos ópticos), son incómodos (por lo tanto, disminuyen o se usan incorrectamente) y, cuando se usan como parte de un dispositivo de casco, reducen la comunicación. El empañamiento sigue siendo un problema importante, debido a la evaporación del sudor y las lágrimas, lo que limita la usabilidad y el cumplimiento.

Fuente: IntraMedicina

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias