¿Es posible una reeducación de la sociedad en materia de alimentación?

¿Es posible una reeducación de la sociedad en materia de alimentación?

Estamos acostumbrados a comer y a cocinar en base a las compras que hacemos en el súper, pero... ¿podríamos cambiarlo?

Sabiendo que nos estamos alimentando muy mal a nivel población, por el simple hecho de basar nuestra alimentación en productos industrializados, nos preguntamos: ¿Es posible una reeducación de la sociedad en materia de alimentación? "Por supuesto que si, pero es algo complejo que llevaría mucho tiempo, y en principio todos los profesionales de la salud deberíamos explicar con el mismo criterio", nos responde Florencia Dafne Raele, médica funcional integrativa.

Comamos comida real

Y... ¿Estamos en camino hacia eso o qué debería pasar para dar ese vuelco? "Considero que cada vez hay más gente entendida que comer con alimentos REALES contribuye a tener un organismo más saludable. Cada día hay más informacion sobre esto y conlleva que tanto pacientes como profesionales, acudan a investigar más. Pero por el otro lado, la industria no deja de lanzar productos ultraprocesados intentando imitar al real, y esto genera grandes controversias", señala Raele.

Además, sostiene que "no hay una matemática" para cambiar nuestros hábitos alimenticios, porque "cada persona comienza a cambiar por distintos disparadores de su vida (estado de animo, emocion, salud, estetica,etc)", pero destaca que "la herramienta más importante es simplemente tomar la decisión de dar el primer paso y ahí se comienza un cambio de verdad".

¿Por que deberíamos comer comida real? ¿En que nos beneficia? "Porque son alimentos con calidad nutritiva sin agredados innecesarios. Por lo que por supuesto que van a contribuir a un estilo de vida saludable y esto impactará de manera positiva sobre nuestro organismo", explica Florencia Raele.

Algunos ejemplos de estos son: Frutas/verduras congeladas, legumbres/pescados/vegetales en lata, leches pasteurizadas, yogures naturales sin azúcar, fermentados, carnes ahumadas, panes de masa madre/artesanales, alimentos envasados al vacío, frutos secos envasados salados/asados, mantequillas de frutos secos saludables, frutas/vegetales deshidratados", resalta.

De todos modos, sostiene que "ningún alimento está prohibido", pero hay que priorizar alimentos que te aporten calidad. "Dentro de los procesados que siempre intento que mis pacientes disminuyan su ingesta están los helados de super/heladeria, el chocolate, las golosinas, el pan lactal, las galletitas, los alfajores, las facturas, los cereales de desayuno, las barras de cereal, las barras de proteina, las bebidas energéticas, las gaseosas, los postres envasados, las hamburguesas, las salchichas, las croquetas de vegetales, las milanesas de soja, la pasta, la pizza, las sopas instantáneas, las leches de formula, los fideos empaquetados, las salsas listas, los purés listos...", enumera.

Es importante, también, "recordar que el paquete no quiere cuidar de tu salud, sino VENDER.
No hay que darle importancia a los mensajes persuavivos como bajo en kcal. y grasas, fortificación con vitaminas/minerales, alto en fibra, imágenes verdes y 0%; ellos intentarán mostrarte todo lo que queres leer (y esconderte todo aquello que no)".

A la hora de comprar siempre leamos los ingredientes

"Otra cosa importante es NO DAR MARCAS por SENTADO: que un producto determinado sea saludable no quiere decir que todos los productos de la marca lo sean. Por otra parte ; que una marca de ultraprocesados tenga su línea 'cuidada' no es garantía de nada; en la mayoría de los casos son simplemente versiones con reducciones ínfimas (de azúcar/sal/aceite); ultraprocesados disfrazados de saludables. SIEMPRE HAY QUE LEER INGREDIENTES", recalca.

Por último, ella recomienda que se investigue al respecto y que cada uno saque sus propias teorías. Y afirma que "el cuerpo habla por sí solo": "Estoy convencida que una alimentacion con COMIDA REAL ayuda a mejorar miles de aspectos de la persona".

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias