Endometriosis: ¿Qué es y cómo obtener un diagnóstico?

Endometriosis: ¿Qué es y cómo obtener un diagnóstico?

Con frecuencia, un diagnóstico de endometriosis puede suponer distintas dificultades debido al estigma y prejuicio. Sin embargo, la endometriosis es una afección que afecta a millones de mujeres. 

La endometriosis es una enfermedad crónica que afecta a las mujeres jóvenes en edad reproductiva: desde que les viene su menstruación hasta que se les va, desde los 10-15 años hasta los 35-50, aunque un pequeño porcentaje de casos mantienen los síntomas durante la menopausia.

Es una enfermedad que produce mucho dolor durante la menstruación y la ovulación. Se trata de un dolor pélvico a menudo continuado y la presencia de molestias en las relaciones sexuales. Estas molestias físicas son muchas veces intolerables, impiden hacer vida normal y, en algunas ocasiones, dificultan el embarazo o directamente lo impiden.

El endometrio se implanta, por motivos que no se saben a ciencia cierta, fuera de su lugar habitual, y por eso recibe el nombre de endometrio “ectópico”.

Desde ese lugar, se prepara cada mes para un posible embarazo y responde igual a las hormonas del ovario. Pero, como el endometrio no está en su sitio, la menstruación no tiene salida y, por lo tanto, se queda en el interior del cuerpo.

Diagnóstico de endometriosis

Así, los restos de menstruación son los responsables del dolor que presentan las mujeres con endometriosis. Además, este fluido de consistencia pegajosa produce adherencias, es decir, que órganos como los intestinos o los ovarios se quedan pegados entre sí, lo que contribuye al dolor y a la infertilidad.

Tras alcanzar ese lugar ectópico, para que el endometrio pueda crecer deben darse ciertos cambios. El sistema inmunitario se encarga de defender el organismo de agentes externos y de enfermedades, para garantizar nuestra supervivencia. Lo mismo ocurre cuando una mujer tiene su período y las células del endometrio alcanzan la cavidad de la pelvis: el sistema inmunitario destruye las células endometriales que están fuera del lugar que les corresponde.

Sin embargo, en algunas mujeres esas células que alcanzan la pelvis no se destruyen. La ciencia no tiene una respuesta definitiva, pero podría ser porque su sistema inmunitario no funciona correctamente o porque las células del endometrio son anormales o resistentes a la acción del sistema inmunitario.

Se estima que la endometriosis afecta aproximadamente al 10% de la población femenina mundial en edad fértil. En países como España, supone dos millones de mujeres afectadas y una cuarta parte de estas, es decir, medio millón, sufre la forma más grave de la enfermedad.

Dolores anormales y endometriosis

A pesar de las cifras, una mujer con endometriosis suele tardar una media de ocho años en obtener diagnóstico. Eso no quiere decir que durante ese tiempo no haya buscado ayuda. Es probable que haya consultado a varios ginecólogos hasta conseguir que alguno le haya dado el diagnóstico de endometriosis. Mientras tanto, a muchas de estas mujeres se las acusa de padecer enfermedades psicosomáticas, de sufrir depresión o de aguantar poco el dolor.

Para las mujeres que padecen esta afección, puede ser realmente frustrante sentir un dolor tan intenso que las incapacite para llevar una vida tranquila y que los propios médicos les digan que no tienen nada (algo muy frecuente), que no ven nada anormal.

Fuente: Women’s Health

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias