Cómo se forma el acné

Cómo se forma el acné

El acné es una afección antiestética frecuente en los adolescentes, aunque también puede aparecer en la edad adulta. 

El acné es una inflamación de las unidades pilosebáceas de ciertas áreas del cuerpo (cara y tronco) que ocurre con mayor frecuencia en la adolescencia y se manifiesta como comedones (acné comedonal), papulopústulas (acné papulopostular), o nódulos y quistes (acné noduloquístico y acné conglobata).

Después de cualquier tipo de acné, especialmente del acné noduloquístico y la variedad conglobata, pueden desarrollarse cicatrices deprimidas o hipertróficas. 

El acné grave incluye uno o más de los siguientes signos: nódulos inflamatorios persistentes (no desaparecen) o recurrentes (vuelven a aparecer tras haber desaparecido); lesiones papulopustulares extensas; cicatrización activa o presencia de túneles de senos.

El acné no se limita solamente a la adolescencia. El 12% de las mujeres y el 5% de los hombres tienen acné a los 25 años. A los 45 años, el 5% de los hombres y de las mujeres aún sufre de acné.

El acné es una inflamación de las unidades pilosebáceas

Las lesiones del acné (comedones) son resultado de la interacción compleja entre hormonas (andrógenos) y bacterias (Propionibacterium acnes) en las unidades pilosebáceas de los individuos con antecedentes genéticos apropiados.

Los andrógenos estimulan que las glándulas sebáceas produzcan mayores cantidades de sebo, al tiempo que las bacterias transforman el lípido en ácidos grasos. El sebo y los ácidos grasos provocan una respuesta inflamatoria en la unidad pilosebácea, lo que produce hiperqueratinización del recubrimiento del folículo, con el consiguiente taponamiento (se produce un crecimiento excesivo de la piel que recubre el folículo, de modo que este se tapona). La luz folicular de mayor tamaño contiene queratina espesa y restos lipídicos (punto blanco). 

Cuando el folículo tiene vía de entrada por la piel, la masa semisólida forma un tapón (punto negro). Es posible que las paredes distendidas del folículo se rompan y el contenido pase a dermis (más profundo que la epidermis donde están los folículos), produciendo una respuesta a un cuerpo extraño (inflamación). La rotura, junto con la intensa inflamación, forma las cicatrices.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias