Cómo prevenir e identificar el cáncer de piel

Cómo prevenir e identificar el cáncer de piel

La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo y, además, el más grande. Cuidarla y detectar posibles lesiones es fundamental para gozar una buena salud y prevenir el cáncer de piel.

Cuando hay un crecimiento descontrolado de las células de la epidermis a causa de elementos externos como la radiación ultravioleta (UV), el sol o la luz artificial, se puede producir lo que se conoce como cáncer de piel.

Sin embargo, hay factores que pueden predisponer a este tipo de cáncer como la exposición a sustancias tóxicas o tener una afección que debilite el sistema inmunitario.

Aunque existen diferentes tipos de cáncer de piel, tal como señalan los expertos del Clinic Barcelona, el más frecuente es el carcinoma de células basales, que se produce por el crecimiento de las células de la capa más profunda de la epidermis, aparece en las zonas expuestas al sol y no hace metástasis.

Prevención del cáncer de piel

También está el de células escamosas, que tiene lugar cuando hay un crecimiento anormal de las células que constituyen la capa más exterior de la piel. Estas células pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero especialmente en zonas expuestas a la luz. El tumor puede hacer metástasis sobre todo a nivel ganglionar.

Por otro lado, está el melanoma, que aunque es el menos frecuente es más agresivo y hace metástasis fácilmente.

Recomendaciones para prevenir el cáncer de piel

Prevenir la exposición a la luz (UV) de los rayos de sol y de fuentes artificiales. Tener en cuenta que hay superficies que aumentan la intensidad de los rayos ultravioleta como el agua, la arena y la nieve. También con la altitud y los días nublados, ya que los rayos UV atraviesan las nubes de igual forma.

Cuidar la sobreexposición solar: es decir, protegerse durante todo el año con protección solar 50 o mínimo 30. La sobreexposición afecta a nivel del sistema inmunitario, la elasticidad y la textura de la piel en el rostro, también puede producir daño ocular y aumenta las probabilidades de desarrollar cataratas que es la mayor causa de ceguera en el mundo.

Evitar las horas de máxima exposición, sobre todo las del mediodía, que es cuando se producen el 60 % de los rayos. Algunas de las recomendaciones son buscar la sombra, utilizar gafas y utilizar ropa que cubra todo el cuerpo.

Cuidar el cuerpo desde adentro incorporando a la dieta alimentos ricos en vitamina E, como los aceites y frutos secos.

Realizar una autoexploración y aplicar la regla “ABCDE” para distinguir un lunar de una lesión cancerígena:

Regla ABCDE

Además de aplicar la regla ABCDE hay otras señales de advertencia que nos pueden indicar que hay una lesión. Cuando observamos una llaga que no sana, cuando hay una inflamación más allá del borde del lunar, cuando produce picor o dolor y cuando hay cambios en la superficie del lunar como descamación o sangrado.

En cualquiera de los casos, si se detecta alguna anomalía, es importante acudir al dermatólogo para que diagnostique o descarte la patología. Una pequeña parte de melanomas comienza en lugares diferentes de la piel, como bajo las uñas, en la boca o en la zona de color del ojo.

Fuente: Hospital Clinic Barcelona

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias