¿Cómo cambia la piel y el pelo durante el embarazo?

¿Cómo cambia la piel y el pelo durante el embarazo?

Durante el embarazo, casi todas las mujeres experimentan cambios en su piel, pelo y uñas. En su mayoría, son normales y tras el embarazo, desaparecen.

Durante el embarazo, el cuerpo puede experimentar diversos cambios. Uno de los principales es la aparición de estrías en el abdomen y aunque esto es característico del embarazo a medida que el bebé crece, también pueden aparecer en los pechos, las caderas y los glúteos.

Las estrías características del embarazo pueden ser color rojo, marrón e incluso con tonalidades violáceas. Con una buena hidratación y tras dar a luz, las estrías se irán desvaneciendo y dejarán de ser notorias. Se recomienda evitar un excesivo aumento de peso para evitar su aparición, según indican los expertos de los National Institutes of Health (NIH).

Durante el embarazo es común la aparición de estrías en el abdomen

Además, otro de los cambios que pueden surgir son las manchas: algunas mujeres pueden presentar una raya oscura en la línea media de la parte inferior del abdomen, lo que se conoce como “línea negra”.

Para ayudar a prevenir estos cambios, se recomienda utilizar ropa que proteja del sol y utilizar siempre bloqueadora solar. La mayoría de los cambios de color de la piel se desvanecen al cabo de varios meses después de dar a luz.

Uñas y pelo

El pelo puede experimentar diversos cambios: caída, aumento de volumen, sequedad, grasitud. Mientras que otras mujeres pueden experimentar un abrupto crecimiento. Tras el parto, la gran mayoría de las mujeres comienzan a perder pelo. Con las uñas sucede lo mismo, pueden crecer más rápido y más fuertes, debido al cambio hormonal, y luego volverse más débiles.

Crecimiento del pelo durante el embarazo

Sarpullidos

Una pequeña cantidad de mujeres presenta un salpullido con picazón durante el tercer trimestre, con mayor frecuencia después de las 34 semanas. Esta picazón puede manifestarse en forma de ronchas rojas que pican, con frecuencia situadas en el área del vientre y en menor medida en muslos, glúteos y brazos.

Los especialistas recomiendan utilizar lociones y cremas que pueden calmar la zona, siempre cuidando que no posean perfumes ni químicos. Además, si el sarpullido continúa, el médico puede recetar medicamentos tales como antihistamínicos o cremas con corticosteroides.

Fuente: National Institutes of Health (NIH)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias