Cómo actuar ante las quemaduras solares

Cómo actuar ante las quemaduras solares

Cuando llega el calor, las personas suelen exponerse más a la luz solar. Conocer los efectos del sol ayuda a prevenir y tomar ciertas medidas para evitar quemaduras solares en la piel.  

La piel puede responder de distintas formas a la exposición y exceso de luz solar: produciendo distintas quemaduras, con cambios crónicos (elastosis solar) o con la aparición de la fotosensibilidad. Normalmente, los primeros signos de una quemadura solar no aparecen hasta unas cuantas horas. El efecto total para la piel puede tardar en aparecer 24 horas o más, según la persona.

Cuando la persona se expone al sol, la epidermis, es decir, aquella capa más externa de la piel, se engrosa haciendo que los melanocitos (células que dan color a la piel) produzcan melanina más rápido. De esta forma, se consigue un cierto grado (temporal) de protección natural frente a la exposición solar.

Los expertos recomiendan no exponerse al sol durante las horas del medio día

¿Cómo se manifiestan las quemaduras solares? Los cambios cutáneos que puede sufrir la persona, van desde un eritema leve con descamación evanescente a dolor, tumefacción, dolor en la piel y ampollas.

Las quemaduras que afectan a las piernas, y partes inferiores del cuerpo, resultan especialmente molestas y su curación suele ser lenta. Se pueden producir síntomas como la fiebre, los escalofríos, sensación de debilidad e incluso shock.

Las complicaciones tardías más frecuentes son la infección secundaria, la pigmentación parcheada y erupciones de tipo miliaria. La piel exfoliada puede mostrar una especial sensibilidad al sol durante uno o varios años.

Cómo prevenir y actuar frente a quemaduras solares

Las precauciones sencillas permiten evitar la mayor parte de las quemaduras solares graves. Como primera medida preventiva, la persona no debe exponerse al sol brillante de medio día. En aquellas zonas más templadas, se considera menos peligrosa la exposición antes de las 10 de la mañana y después de las 3 de la tarde, porque en ese momento se filtran más radiaciones responsables de las quemaduras. De igual forma, es importante saber que la niebla no reduce el riesgo, sino que aumenta con la altitud elevada.

Se debe evitar la exposición al sol hasta que se cure la quemadura aguda. Como así también, se deben evitar los ungüentos y lociones que contengan anestésicos locales como la benzocaína y otros fármacos sensibilizantes, dado el riesgo de producir una dermatitis de contacto alérgica.

Se debe utilizar siempre protector solar

Tomar un baño o ducha fría y colocar compresas húmedas en las quemaduras puede ayudar a aliviar el dolor. Por el contrario, si se presentan ampollas, las vendas secas pueden ayudar a prevenir la infección.

Las cremas con vitamina C y E pueden ayudar a reducir el daño a las células de la piel. Y los medicamentos de venta libre, como el ibuprofeno o paracetamol, también pueden ayudar a reducir el dolor provocado por la quemadura. Beber mucho agua y mantenerse hidratado asegurará una recuperación más rápida. Por último, utilizar protector solar de amplio espectro con un factor mínimo de (FPS) 30 o superior, ayuda a prevenir las quemaduras solares ya que protegen tanto de rayos UVB como de rayos UVA.

Fuente: Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias