Cómo actuar ante las alergias estacionales

Cómo actuar ante las alergias estacionales

Llega el calor y los cambios de estación como la primavera o el otoño, y las alergias estacionales emergen por completo.

Las alergias estacionales aparecen durante ciertas épocas del año, por lo general cuando el moho libera sus esporas y los árboles, pastos y malezas sueltan en el aire pequeñas partículas de polen para fertilizar a otras plantas. Normalmente, las alergias son gatilladas por el sistema inmune: éste se defiende del polen, los hongos, el polvo u otros agentes alérgenos.

La rinitis alérgica, polinosis o alergia nasal es la enfermedad alérgica más frecuente, y afecta a casi un 20 por ciento de la población. Pero además, y aunque muchos lo ignoren, se calcula que 3 de cada 4 personas con alergias primaverales desarrollarán también alergia en otoño.

El sistema inmune de las personas que son alérgicas a las esporas de los hongos o al polen trata a los alérgenos como invasores y entonces libera químicos en el torrente sanguíneo para defenderse de los agentes extraños. Es la liberación de dichos químicos la que provoca los síntomas de la alergia.

Los estornudos en forma reiterada son un claro síntoma de alergia estacional

Los síntomas más frecuentes de la alergia estacional incluyen estornudos en forma sistemática, intensa picazón de nariz, rinorrea o secreción nasal acuosa, obstrucción nasal, enrojecimiento, picor y lagrimeo ocular.

Estos síntomas se presentan no sólo tras el contacto con pólenes, sino también con otras sustancias como polvo, hongos de la humedad, pelos de animales, por mencionar solamente algunos de los agentes que originan la alergia.

Si bien la gravedad de una temporada de alergias puede variar según el clima estacional, puede haber días en los que el riesgo de reacción alérgica sea alto. Por lo general, las alergias estacionales son fáciles de diagnosticar debido a que el patrón de sus síntomas aparece ante la clara exposición a uno o más alérgenos, variando el nivel de gravedad según la persona y su sensibilidad.

La presencia de mucosidad, principal síntoma de alergias estacionales

El tratamiento de este tipo de alergia estacional se sostiene principalmente sobre tres pilares. Uno de ellos es el control ambiental, es decir, evitar las sustancias a las que se es alérgico, algo a veces imposible de lograr. Cuando se es alérgico al polvo o a los ácaros, debe hacerse una limpieza a fondo de los ambientes, en lo posible con aspiradora o con trapos húmedos, evitando las alfombras, las pinturas rugosas en las cuales se acumula el polvo o los empapelados que puedan ocultar hongos. Es preciso eliminar las manchas de humedad en las paredes, airear los ambientes y permitir que entren los rayos solares.

Las personas alérgicas a los pólenes deben dormir con las ventanas cerradas durante la época de polinización y, si los síntomas son muy severos, pueden llegar a necesitar máscaras para filtrar el aire respirado.

Los medicamentos son otra herramienta de terapia, y los hay tanto orales como locales: algunos se indican para el manejo de la secreción acuosa de la nariz; otros, para prevenir las reacciones o para lidiar lo mejor posible con las rinitis prolongadas. Pueden incluir descongestivos, antihistamínicos y esteroides nasales en spray. Hay que tener en cuenta que los medicamentos deben ser indicados por el médico especialista.

Fuente: American Academy of Allergy, Asthma & Immunology

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias