Ciencia y una explicación social de por qué la felicidad “no tiene precio”

Ciencia y una explicación social de por qué la felicidad “no tiene precio”

El crecimiento económico suele considerarse una forma segura de aumentar el bienestar de las personas. Sin embargo, un nuevo estudio pone en duda este enunciado. ¿Por qué la ciencia afirma que la felicidad no tiene precio?

La investigación, publicada en la revista PLOS ONE, analiza cómo las personas califican su bienestar subjetivo en las sociedades donde el dinero juega un papel mínimo y que generalmente no se incluyen en las encuestas globales de felicidad.

Según los resultados del trabajo liderado por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) y la Universidad McGill de Canadá, la mayoría de sus ciudadanos expresan niveles de felicidad notablemente altos, un hecho especialmente relevante en las comunidades con los niveles más bajos de monetización, donde el dinero juega un papel mínimo para obtener bienes y servicios ya que éstos se obtienen a través de la economía de subsistencia.

La ciencia asegura que la felicidad no tiene precio

En aquellas sociedades, los autores del estudio encontraron que los ciudadanos manifiestan un grado de felicidad comparable al de los países escandinavos, quienes suelen obtener la calificación más alta del mundo.

Según este grupo de científicos, es posible lograr niveles altos de bienestar subjetivo con una monetización mínima, desafiando así la percepción de que el crecimiento económico produce un aumento automático de la satisfacción vital entre las poblaciones menos desarrolladas económicamente.

Para analizar cómo la monetización afecta a la sensación de bienestar, los investigadores convivieron con pequeñas comunidades pesqueras con diversos grados de monetización, en las Islas Salomón y en Bangladesh, dos países con ingresos muy bajos.

Los investigadores descubrieron que en las comunidades donde el dinero se usaba más, como en las zonas urbanas de Bangladesh, los residentes expresaban niveles de felicidad más bajos Por el contrario, en los sitios menos monetizados las cosas que más felices les hacen sentir son pasar el mayor tiempo posible con su familia y estar en contacto con la naturaleza

“En los sitios menos monetizados, vemos que las cosas que más felices les hacen sentir son pasar el mayor tiempo posible con su familia y estar en contacto con la naturaleza”, explica Sara Miñarro, investigadora del ICTA-UAB y autora principal del estudio.

Felicidad y factores económicos

“Sin embargo, a medida que aumenta la monetización, encontramos que los factores sociales y económicos comúnmente reconocidos en los países industrializados juegan un papel más importante. En general, nuestros hallazgos sugieren que la monetización, especialmente en sus primeras etapas, en realidad puede ser perjudicial para la felicidad", añade.

Por último, Eric Galbraith, profesor del departamento de Ciencias Planetarias y Terrestres de McGill argumenta: "Nuestro estudio apunta a posibles formas de lograr la felicidad que no están relacionadas con los altos ingresos y la riqueza material. Esto es importante, porque si replicamos estos resultados en otros lugares e identificamos los factores que contribuyen al bienestar subjetivo, podría ayudarnos a eludir algunos de los costos ambientales asociados con el logro del bienestar social en las naciones menos desarrolladas".

Fuente: Agencia de Noticias SiNC

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias