Ciclo menstrual y riesgo de embarazo en el puerperio

Ciclo menstrual y riesgo de embarazo en el puerperio

Es posible que se produzca un embarazo durante la lactancia, incluso sin haber tenido una regla posparto, porque en ocasiones se produce ovulación. Y hay que tener en cuenta que esta nueva gestación tan seguida, independientemente de ser deseada o no, no sería muy recomendable médicamente hablando.

El proceso de menstruación y ovulación en el puerperio es un tanto complicado. La actividad hormonal condiciona el ciclo menstrual, y la fertilidad varía mucho según cada mujer, influyendo notablemente si se practica o no la lactancia materna. En madres que no amamantan, el tiempo medio hasta la primera menstruación es de entre 45-60 días posparto, pero muchos de los casos son anovulatorios. Así, la primera ovulación puede llegar entre los 45 y los 90 días tras dar a luz, aunque en ocasiones se produce mucho antes (a partir de la tercera semana posparto).

En el caso de dar de mamar, el aumento de prolactina provoca que desciendan los estrógenos y la progesterona, responsables del ciclo menstrual. La succión del pequeño al pecho inhibe la ovulación y, por tanto, cuanto más dure la lactancia exclusiva, con una mayor frecuencia de tomas y más tiempo en cada toma, mayor será el tiempo de amenorrea (ausencia del período menstrual) y de anovulación. En este principio se basa el método MELA, que muchas mujeres usan como opción anticonceptiva; aunque se tienen que cumplir ciertos requisitos para que sea eficaz.

Es posible que se produzca un embarazo durante la lactancia

Consecuentemente, a las madres que lactan les volverá la regla conforme vayan abandonando el amamantamiento; normalmente allá por los seis meses posparto. Así, la fertilidad se irá reanudando cuando demos el paso de la leche materna a la artificial, o a la alimentación complementaria. Eso sí, estos primeros ciclos menstruales suelen ser muy irregulares, y su duración varía significativamente.

Desde que se produce un sangrado vaginal posterior a los 56 días tras el parto (y por supuesto desde que han pasado seis meses tras el nacimiento del bebé) ya hay riesgo de embarazo, por lo que se debe utilizar un método anticonceptivo complementario, como indican desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

En definitiva, es posible que se produzca un embarazo durante la lactancia, incluso sin haber tenido una regla posparto, porque en ocasiones se produce ovulación. Y hay que tener en cuenta que esta nueva gestación tan seguida, independientemente de ser deseada o no, no sería muy recomendable médicamente hablando. Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se aconseja esperar un mínimo de dos años (tanto en los casos de parto por vía vaginal, como en los de cesárea). Este intervalo de tiempo, denominado intergenésico, es recomendable para que el cuerpo de la madre vuelva a estar preparado para concebir a un bebé, y también para evitar posibles problemas como partos pretérmino, bajo peso al nacer, o incluso muertes neonatales.

Por tanto, debemos conocer los métodos anticonceptivos a nuestra disposición, y elegir el que sea más compatible con la lactancia materna, siempre consultando con nuestro ginecólogo.

Katia Appelhans

Soy redactora hace varios años y siempre tuve una fuerte pasión por la escritura. Estudié Ciencias de la Comunicación en la UBA, con orientación en periodismo. También, y fue lo que despertó mi interés por la salud y el bienestar, realicé el profesorado de yoga y actualmente estudio Asistente de Nutrición y Alimentación Saludable. Me parece fundamental que los hábitos saludables formen el 80% de nuestras vidas, con eso me refiero al ejercicio regular y la buena alimentación. ¡Ah! Además comparto recetas saludables en mis redes.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias