Alopecia cicatricial, qué es y cómo combatirla Alopecia cicatricial, qué es y cómo combatirla

Alopecia cicatricial, qué es y cómo combatirla

Las alopecias cicatriciales constituyen un grupo de trastornos que dan lugar a una pérdida permanente de cabello como consecuencia de diversos procesos en las personas. ¿Cuáles son sus tratamientos?

La alopecia cicatricial se trata de un grupo de trastornos que destruyen los folículos pilosos, es decir, la parte de la piel de la que crece y proviene el cabello. Los folículos se reemplazan con tejido cicatricial, dando como resultado la caída permanente del cabello.

La alopecia cicatricial no se trata de un trastorno contagioso y puede ocurrir en todas las personas, sin distinción por género o edad aunque es menos frecuente observarla en niños. Tener la enfermedad no significa que alguien más en la familia puede llegar a tenerla, ya que no se trata de un trastorno hereditario o que se pueda contagiar.

Su síntoma principal es la caída del cabello sistemática, que puede ocurrir de forma abrupta y rápida. En estos casos, la persona puede llegar a manifestar fuertes picazones, dolores y ardores. Por otro lado, en otros pacientes la alopecia se manifiesta a través de la caída del cabello en forma más gradual y no aparecen otros síntomas en simultáneo.

Las alopecias cicatriciales pueden causar dolor y ardor en el cuero cabelludo

La alopecia cicatricial tiene dos formas. En la forma primaria, las células inmunitarias (linfocitos o neutrófilos) inflaman y destruyen el folículo piloso. Y en la forma secundaria, el folículo piloso no es el objetivo directo. Por el contrario, es destruido por otra causa, como puede ser una quemadura grave, una infección, radiación o tumor.

Con respecto a las causas que dan origen a la alopecia cicatricial, aún no hay estudios concluyentes que las determinen. Lo que sí se conoce con seguridad, son los síntomas característicos como el enrojecimiento, calor, dolor o hinchazón en la parte superior del folículo piloso. Allí es donde se encuentran las células madre y las glándulas sebáceas. Las células madre son células que pueden convertirse en muchos tipos diferentes de células. Si se destruyen las células madre y las glándulas sebáceas, el folículo piloso no puede volver a crecer, en esos casos significa que el cabello se pierde permanentemente.

Existen distintos tratamientos para este trastorno, básicamente la ingesta y uso de medicamentos es la primera medida a considerar. Debido a que el cabello no vuelve a crecer, es importante comenzar el tratamiento antes de que se pierda demasiado cabello. El tratamiento depende, en estas instancias, del tipo de célula inmunitaria que está destruyendo el folículo piloso. Los medicamentos pueden ser vía oral, locales para su aplicación en la parte superior de la piel o inyecciones en las áreas afectadas.

Alopecia cicatricial

Aunque el cabello no puede volver a crecer después de que un folículo ha sido destruido, es posible estimular los folículos en el área afectada antes de que ocurra un daño permanente. Un medicamento que se usa para tratar la presión arterial alta puede estimular los folículos para promover el crecimiento del cabello.

Por lo general, el tratamiento suele durar mucho tiempo. Continúa hasta que se controlan los síntomas y signos y la caída del cabello se ralentiza o se detiene. Desafortunadamente, la caída del cabello puede continuar silenciosamente incluso después de que se hayan eliminado los síntomas y signos.

Después de que la enfermedad haya estado inactiva durante 1 o 2 años, la restauración quirúrgica del cabello o la reducción del cuero cabelludo pueden ser útiles para restaurar el cabello en las áreas calvas. En estos casos, se utiliza la cirugía de cabello o microinjerto folicular. De esta forma, los folículos de la parte posterior de la cabeza se extirpan quirúrgicamente y se trasplantan a áreas desnudas del cuero cabelludo. En la reducción del cuero cabelludo, se quita un área calva del cuero cabelludo y la parte del cuero cabelludo al lado se junta para cubrir el espacio. Es importante comprender que la alopecia cicatricial puede reaparecer incluso después de estas cirugías.

Fuente: National Institutes of Health EE. UU. (NIH)

Celeste Valeria Verdicchio

Periodista Digital por la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP). Especializada en métricas y creación de contenidos por FOPEA. Estudiante de la Licenciatura en Sociología, UNMDP. He colaborado en distintos medios marplatenses. Actualmente, escribo para la revista Maga y mi blog personal: Despuntar el vicio. Leer y escribir, siempre.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias